Perla Ydeses: dejó la administración de empresas y ahora ayuda a superar crisis y angustias

Aunque no conoce a la escocesa Leslie Evans, autora de la frase “cualquier cosa que hagas para salir de tu zona de confort en última instancia te permitirá correr riesgos mayores y crecer”, Perla Ydeses se siente identificada con la expresión.

Aunque no conoce a la escocesa Leslie Evans, autora de la frase “cualquier cosa que hagas para salir de tu zona de confort en última instancia te permitirá correr riesgos mayores y crecer”, Perla Ydeses se siente identificada con la expresión.

Aunque no conoce a la escocesa Leslie Evans, autora de la frase “cualquier cosa que hagas para salir de tu zona de confort en última instancia te permitirá correr riesgos mayores y crecer”, Perla Ydeses se siente identificada con la expresión.

Aunque no conoce a la escocesa Leslie Evans, autora de la frase “cualquier cosa que hagas para salir de tu zona de confort en última instancia te permitirá correr riesgos mayores y crecer”, Perla Ydeses se siente identificada con la expresión.

Aunque no conoce a la escocesa Leslie Evans, autora de la frase “cualquier cosa que hagas para salir de tu zona de confort en última instancia te permitirá correr riesgos mayores y crecer”, Perla Ydeses se siente identificada con la expresión.

Es que la licenciada en administración de empresas, egresada de la UBA, decidió correr el riesgo y abandonar su importante puesto en el área comercial de un laboratorio que produce materia prima para la elaboración de cosméticos y cuidado personal, para crear una novedosa técnica espiritual.  

Se trata de la técnica de las dos E, al que Perla bautizó “Empoderamiento espiritual” y ayuda al proceso autodescubrimiento, exploración, relajación y vibración intrapersonal de mujeres y hombres que están agobiados por las crisis, las angustias, los miedos y hasta el estrés diario.

“El objetivo es llegar a relajar al consultante, conectarlo con el ahora y él mismo, empoderarlo y que comprenda desde un nivel de conciencia superior para que le suceda lo que está viviendo”, afirma la emprendedora.

En cada sesión completa y personalizada, que tiene una duración de dos horas (y se puede realizar en forma presencial o virtual), la empoderadora espiritual utiliza cuatro etapas: a) meditación, b) barrida energética, alineación de chakras, y el oráculo de la baraja sagrada femenina (compuesta por 78 cartas circulares). “Todo el proceso lo acompaño con pines, palos de lluvia, tambores y música. En definitiva, al cabo de la sesión, el principal objetivo es que la o el consultante se sienta mejor, más sereno y con esa paz pueda tomar mejores decisiones desde el punto de vista racional (en otras palabras, el conseguir paz mental te hace tomar mejores decisiones)”, puntualiza Perla dejando bien en claro que su técnica no tiene nada que ver con conseguir pareja o adivinar el futuro.

La oriunda del barrio porteño de Floresta, que reside desde hace muchos años en Villa Crespo, decidió gestar Empoderamiento espiritual, en marzo de 2020, días después de la renuncia al trabajo en relación de dependencia y en pleno inicio de la pandemia de coronavirus. “Surgió a través de todas las crisis que tuve en la vida y las distintas terapias y herramientas tradicionales, si bien me acompañaron, no sirvieron como para sanar o curar del todo. Desde los miedos y las angustias, hasta las sensaciones de culpa y de insomnio. Cuando empiezo a investigar en este terreno, que es más holístico, me doy cuenta que las posibilidades son otras, y que de las técnicas que he ido aprendiendo y tomando, tomo lo que en mí funcionó mejor, y entiendo que es mejor para sanar al otro”, revela la hija única de 56 años.

Las decenas de testimonios que ilustran su Instagram @empoderamiento.espiritual dan fe del resultado de la técnica. Por ejemplo, Mariela dice: “tomé la sesión con Perla. Fue algo muy lindo, muy mágico, muy tranquilizador. Conectás con el momento presente, te dejás llevar. Y Perla es una gran guía, que te acompaña en un proceso y es para vos, exclusivamente…”. Asimismo, Daniel, comenta: “…es un proceso muy hermoso y formidable de hacerlo. Pero a la vez impactante. Porque te muestra, te empodera, para poder comprender con un nivel de conciencia superior de las cosas que te están pasando y de los limitantes, para poder trabajarlo y derrotar patrones negativos y autodestructivos”.   

Fiel a su costado solidario y cuando su agenda se lo permite, Perla Ydeses se desempeña como voluntaria del hogar “La casita de María”, perteneciente al Colegio María Auxiliadora, en el barrio de La Boca. “Brindo talleres de relajación y lúdicos en forma ad honorem para los niños del hogar”, cuenta con orgullo.

Mucho antes de la pandemia, entre 2017 y 2019, la acuariana fue voluntaria de “Apapachar”, un hogar convivencial del barrio de Mataderos, en el que se alojan niños y adolescentes judicializados. “Me hace muy bien dar una mano a los niños que más necesitan”

Perla Ydeses

Para saber más de la novedosa técnica, contactarse con Perla Ydeses

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscribe To Our Newsletter

A %d blogueros les gusta esto: