La supervivencia del más emprendedor

Por Anabella Díaz, especialista en ventas y creadora del Método de Venta Humanizada @ventahumanizada

En la época paleontológica, las especies tenían una dinámica de supervivencia que les funcionaba bien: los más fuertes dominaban mientras los más inteligentes elegían sus batallas, y los otros? Los otros funcionaban como los dejaban funcionar.

Hay varias teorías sobre la extinción de los dinosaurios, una de ellas y la más sostenible es la del meteorito: un día, cuando nadie lo esperaba, llegó un meteorito y destruyó todo lo que se conocía y solo los más adaptables sobrevivieron… SI, los más adaptables, ni los más fuertes, ni los más inteligentes, los que mejor supieron adaptarse.

¿Esto te suena? 
La teoría de la supervivencia de Darwin, dice que sobrevive quien se adapta mejor a los cambios, y así fue y es con esta pandemia.

Hubo un despertar que muchos necesitábamos y el mundo digital se instauró de golpe, llevando más despertar por donde se extiende.

Nos dimos cuenta que esta carnicería que representa la venta clásica y el marketing clásico pasaron a mejor vida… lo siento mucho pero era hora de que lo hicieran! 
El consumidor es más consciente y ya no se cree las mentiras de ningún gurú y enhorabuena! ¡Ahora elige!.

Estamos ante un consumidor evolucionado que investiga sobre lo que quiere y está atento a la información que le brindamos, un consumidor que se adaptó a los cambios.

¡La mentira de presionar para vender en una relación casi de depredador con su presa ya pasó de moda! Y el vendedor que no entendió esto se va a extinguir junto con los dinosaurios, lo siento. Si con la pandemia no te diste cuenta que tus viejos métodos ya fueron, que lo que importa son las personas y su forma de relacionarse, lamento comentarte amig@ que este es tu fin!

Tenemos que tener la posibilidad de conectarnos como especie y de entender que en esta rueda de abundancia debemos dar para recibir, como vendedores debemos dar beneficios reales, brindar soluciones, entregar conocimiento y en retribución recibimos dinero.

A mi parecer es un intercambio justo.

Convencer para vender? Ya fue!
Marketing de la promesa imposible? Ya fue!
Enfocarse solamente en nuestro ombligo (producto o servicio) ya fue!
Abrir la mente y estar preparados para personalizar, evolucionar y empatizar sería lo más adecuado: al final, despertamos, por fín.

Anabella Díaz

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: