Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Acodado en tu balcón, podés observar el típico bullicio de la tarde de sábado en Markplatz. Muchos recuerdan a Basel Märthof cuando era un gran almacén en los años 1980 y una tienda de electrónica en los siguientes. De hecho, el Maerthof ha cumplido muchos propósitos diferentes a lo largo de las décadas .

Ahora volvió a recibir a huéspedes de cerca y de lejos, al igual que el edificio anterior que ocupaba su lugar en 1870 y el edificio actual que data de 1894.

Lujo y hospitalidad genuina en el corazón del casco antiguo de Basilea. Es el lugar perfecto para viajeros exigentes que buscan algo especial para su estancia. Esperan habitaciones elegantemente amuebladas y una maravillosa terraza en la azotea con vistas a los tejados del casco antiguo. Esto es saber vivir en el corazón de Basilea.

La transformación del Maerthof Basel duró tres años y se afincó en el estilo neobarroco encontrándose con el Art Déco. Mientras que el exterior del edificio histórico cuenta con una fachada neobarroca bellamente restaurada flanqueada por dos torretas, los interiores bien pensados ​​rinden homenaje a los glamorosos años 1920.

Una hermosa puerta de latón se abre a un mundo de estilo y sofisticación relajada . Los paneles de madera oscura y el mármol negro texturizado crean un hermoso contraste con los elementos metálicos y los muebles de salón de terciopelo de colores claros. El punto central de la zona de recepción es, sin embargo, el llamativo mural de la artista de Basilea Patrizia Stalder.

En el momento en que se ingresa invade una sensación de comodidad y deleite. Märthof Basel es un excelente ejemplo de que el diseño hotelero importa. Los hoteles deben diseñarse pensando en la comodidad y la facilidad. La comodidad es una forma de lujo y se logra cuando el diseño se une a la funcionalidad. 
Si bien todas las habitaciones cuentan con una combinación de colores predominantemente neutros, cada una de los 68 cuartos y suites tiene un plano diferente y diversos colores de acento.

La Markplatz Junior Suite cuenta con pisos de madera de colores claros y un baño de planta abierta con bañera independiente.  Una alfombra de forma inusual con morados y rosas y una llamativa lámpara de araña de metal añaden un toque a la paleta de colores, que de otro modo sería tranquila.

Se pueden encontrar elementos Art Déco en todo el hotel. También añaden un toque interesante a los interiores contemporáneos generales de las habitacione . Los motivos de diseño circulares y ovalados son el ADN creativo que mantiene unido el estilo general. Los numerosos elementos de metal añaden un toque de sofisticación y elegancia.

En el Bohemia Restaurant & Bar el Art Deco realmente se cobra vida. El bar ocupa un lugar central en el restaurante Bohemia Basel y el exclusivo piso de mosaico, las lámparas hechas a medida, los elementos de metal y el terciopelo verde bosque crean una sensación Art Déco distintiva.

El Bohemia Basel no sólo lleva el nombre del emblemático Bohemia Grill & Bar de Zúrich, sino que se basa en el mismo concepto de restaurante que ofrece comidas durante todo el día. El menú estilo bistró presenta algunos clásicos, así como platos más exclusivos, como la deliciosa coliflor asada.

En el corazón de la ciudad a orillas del Rin es posible percibir la diversidad y la alegría de vivir que hacen que Basilea sea tan especial. Por eso, no hay mejor lugar en el mundo para el Hotel Märthof que aquí: donde la vida late, el disfrute no es un lujo sino una forma de vida y la imaginación hace tiempo que dejó atrás la vida cotidiana.

El encanto, la vivacidad y la agitada historia de la casa también se reflejan en eñ diseño interior. Los detalles decorativos de épocas pasadas complementan los materiales naturales y, en combinación con detalles modernos, dan como resultadoexpresiones únicas. 

Justo en medio de la acción y por encima de los tejados, el lugar favorito del hotel boutique Märthof Basel es la terraza de la azotea con vistas a Markplatz , el casco antiguo y las colinas circundantes de Basilea. Al más puro estilo de los años 20, es ideal para tomar un par de tragos y contemplar la puesta de sol desde lo alto de los tejados de Basilea.  Te permite cambiar tu perspectiva y admirar la ciudad desde arriba. Y si hace frío, hacete de las mantas en las sillas y desafía la temperatura mientras suenan las campanas. Inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *