La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida