Super cepo cambiario, incertidumbre y demora en las ventas

Tras la crisis de confianza que empujó al Banco Central de la República Argentina a endurecer el cepo al dólar, el sector agropecuario se vio fuertemente afectado y con un aumento en la incertidumbre respecto a los próximos meses.

La política cambiaria volvió a colocarse en el ojo de la tormenta el pasado 15 de septiembre, teniendo en cuenta que pueden aumentar la brecha cambiaria y generar un desaliento por parte de los productores nacionales que encuentran cada vez más dificultades para producir.

Uno de los reflejos de este panorama gris es la presencia de cada vez más productores del campo con dificultades para adquirir nuevos recursos, como camionetas usadas; o importar maquinaria específica que sólo se consigue en el exterior.

Por si fuera poco, la venta de soja ya había mermado durante las últimas semanas y ante el aumento de la desconfianza y un panorama desolador, la falta de opciones para proteger el valor de la producción aceleraría el ritmo de caída.

Respecto a la campaña 2019/2020 cuyo estimado oscila cercano a los 50 millones de toneladas, ya se comercializó el 63% de la producción y un 50% ya tiene precio establecido.

Asimismo, los últimos datos reflejan que durante la semana previa al anuncio del BCRA se vendieron 430.000 toneladas, es decir, 93.000 toneladas menos que la semana anterior.

Desde Coninagro afirmaron que se trata de un escenario poco claro para los productores que ahora se preocupan por retener sus rindes producto de la devaluación a través de la demora en la liquidación.

Tras la medida del BCRA los principales insumos claves para los productores, como las camionetas en venta, tuvieron un fuerte aumento de precios que sumaron más preocupación al sector en un momento clave como el inicio de la cosecha gruesa que tendrá mayores restricciones, volatilidad de los mercados e incertidumbre climática.

Si bien la soja disminuyó sus ventas, la liquidación de trigo y maíz se mantuvieron constantes en toda la región. A su vez, la liquidación de divisas por la exportación de granos sumó US$ 13.346 millones en el mes de agosto.

Causas de menores liquidaciones en el sector

  • La caída internacional de precios de los commodities, aceites y sus derivados industrializados fueron las principales afectadas por la pandemia de COVID-19 y una de las razones más importantes para la pérdida de liquidez del sector agropecuario.
  • Disminución de la molienda de productos derivados de la soja.
  • Dificultades operativas producto de la bajante histórica del Río Paraná, uno de los principales afluentes de recepción y envío de insumos, rindes y más.
  • Demoras en operaciones de todo tipo ante la falta de protocolos sanitarios y autorizaciones pertinentes para circular, comerciar y exportar productos entre países limítrofes.

Por último, no hay que olvidar el impuesto a la riqueza que se plantea desde el Gobierno Nacional que abarcará a muchísimos productores que deberán resignar una vez más una parte de sus ganancias.

Todos estos ingredientes afectan de manera directa en los productores que cada vez encuentran más dificultades para invertir.

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: