«Rock N Chop» en el Templo del Rock

 

Obras: El Templo del RocK. Un escenario que trascendió sus dimensiones físicas y se convirtió en mito. La premisa de Isenbeck Rock n Chop es disfrutar del rock en vivo
y de un patio gastronómico espectacular junto a la cerveza helada posta,
en el Templo del Rock
”​

 

NOVIEMBRE 1978 fue el momento en el que el Rock conoció su casa, su hogar. Ese día, Charly García, Pedro Aznar, Oscar Moro y David Lebón (Serú Girán) encendieron la llama del Templo del Rock. A partir de ese hecho, el estadio de Obras Sanitarias empezó a respirar y a nutrirse, además de básquetbol, de música. De las voces y los sonidos de los máximos referentes nacionales e internacionales de la movida. 

La mole de Avenida del Libertador 7395, en el barrio de Núñez, vio nacer a bandas que marcaron épocas y formaron generaciones. Con el paso del tiempo, hacer un Obras significó vivir para siempre. Ganar un lugar en la eternidad, un antes y un después en el proceso de legitimación de una banda. 

Por su escenario y camarines dejaron huellas artistas y bandas como Charly García, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Andrés Calamaro, Soda Stereo (con Gustavo Cerati a la cabeza), Sumo, Pappo, Luis Alberto Spinetta, Rata Blanca, Los Piojos, Pastoral, Callejeros, La Renga, Los Fabulosos Cadillacs, Almafuerte y Hermética, entre otros. En el plano internacional, el estadio vio pasar a The Police, Ramones, B.B. King, Beastie Boys, Iggy Pop, Iron Maiden, James Brown, Kiss, Megadeth, Motorhead, Red Hot Chili Peppers, Sex Pistols, The Rasmus y Van Halen. La lista es interminable.

El Templo del Rock es un lugar único e inconfundible. Cada rincón guarda una historia distinta o recuerda algún recital inolvidable. La historia, en estos días, se sigue escribiendo… 

 

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: