Quince Días para Hablar de Amor, una comedia romántica en el Regina

Por: PAULA VOLMAN paulaprensa@hotmail.com.ar

La obra interpretada por Emilia Mazer, Fabio Di Tomasso, Gonzalo Urtizberea, Edda Bustamante y Esteban Prol plantea las peripecias de un escritor que debe escribir sobre el amor y está en plena crisis existencial.

¿Sabemos qué es el amor?

¿Qué harías por tu pareja para salvar la relación?

Una comedia de autoayuda sobre el amor.

Quince días para hablar de amor… Y uno se pregunta… Tan sólo quince días?

No alcanzan varias vidas para poder expresar, describir, transmitir lo que significa hablar de amor, ya que así como la tecnología va cambiando, quienes integramos y formamos parte de la sociedad también lo vamos haciendo. Y ésto implica: crecer, aprender, desaprender, romper patrones, evolucionar.

Quince días… Nos invita a la reflexión de qué hablamos cuando hablamos de amor. El amor para vos puede ser distinto para mí y viceversa. Cada uno le aplica un significado y significante diferente y ésto se debe a uno de los supuestos básicos de los que hace hincapié la Programación Neurolingüística cuando menciona que “(…) El mapa no es el territorio”

Mapa entendido como crianza, costumbres, tradiciones, educación, valores, principios, ideologías, conductas, pensamientos y Territorio como la verdad. Si denotativamente la palabra amor tiene varios significados ni nos imaginemos connotativamente.

El amor se siente y es a partir de ahí que cuando hablamos de amor, hablamos de valoración, compromiso, hechos, respeto, compañerismo, valores, amistad, hablamos de escucha atenta, de empatía, de rapport, de inteligencia emocional, de comunicación, de honestidad pero también -y acá el conector “pero”, no anula lo anterior- muchas veces estos conceptos se van modificando con el /los sujetos y con los procesos que van surgiendo en las culturas, épocas: de una sociedad sólida pasamos a transitar una modernidad líquida y tal como el sociólogo y filósofo Zygmunt Bauman lo expresó en su libro  “Amor líquido”, todo es más frágil en ese vínculo amoroso, donde describía que las relaciones interpersonales que se forman van experimentando y vivenciando la posmodernidad dejando caduco lo que antes era duradero para, así, inmediatamente, en una cultura donde todo es para ayer, el amor pasa a ser efímero.

En la obra, el papel que interpreta Emiliza Mazer muestra fehacientemente cómo se puede amar en las buenas y en las malas. Cómo el amor nos hace enceguecer, cómo llegamos a idolatrar e idealizar a la persona con quien estamos, ya sea por miedo a la soledad, por el qué dirán, por miedo a la separación, miedo al posible conflicto, miedo a lastimar el corazón de quien se amó, miedo a herir las susceptibilidades de otro o tan simplemente, porque el amor es entrega y ahí el borde muy finito con no perderse a uno mismo por otro.

Acá la cuestión, ella puede autodescubrirse ayudando a su marido en la escritura del libro, puede sacarse la venda de sus ojos para ver la realidad (a su manera) pero logra verla desde otro punto de vista también más allá de acompañarlo no sólo para que él pueda cumplir con el contrato firmado con el abogado de la editorial si no también para no verse inmiscuida en deudas que los iba a terminar de fundir, todo sea para evitar pagar una cifra altísima de dinero.

Lo destacable es que, a pesar de que su marido interpretado el rol por Estebal Prol, exhausto, harto con un narcisismo roto y desvalorizándola, su mujer (Emiliza Mazer) logra transmutar todo eso asertivamente junto a su marido, al socio de su pareja, al abogado de la editorial amoldándose a las circunstancias de ese momento.

Haciéndole honor a la letra de la canción “Juntos a la par”

Por momentos se puede observar todo lo que el amor también provoca y genera como los celos, el apego, la obsesión, la terquedad y por otros, todo lo lindo que aflora.

Todo el elenco, el vestuario, la escenografía, iluminación, sonido y la producción acompañan al guión para crear y recrear un clima de espejo para el público que se ríe y se silencia cada vez que algo le resuena.

Por: PAULA VOLMAN

paulaprensa@hotmail.com.ar

Ficha Técnica
Diseño de escenografía: Carlos Di Pasquo (Adea)
Diseño de Iluminación: Claudio Del Bianco (Adea)
Iluminador asociado: Martin Fernández Paponi
Diseño y realización de vestuario: Mónica Schneider
Diseño musical y sonoro: Rony Keselman
Fotografía: Nacho Lunadei
Diseño gráfico: Nahuel Lamoglia
Asistente de dirección: Fabián Rendo
Maquillaje y Peinado: Eddy Rodríguez
Producción Artística y Ejecutiva: Claudio Cabré
Administración contable: Estudio Cristina Chobadindegui
Prensa: SMW
Producción General: Zar Producciones

Funciones: Viernes 20.30hs/ Sábados 21.30hs y Domingos 19.30hs.

COMPLEJO TEATRAL REGINA: Av. Santa Fe 1235, CABA.Localidades: desde $1200.- en boletería o a través de www.plateanet.com

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: