Puesta en escena por Alexandra Barreto

Por Alexandra Barreto

El teatro Picadero reabrió a partir del jueves 19 de noviembre con unipersonales, retomando así la actividad con público

“Un día regresamos…”

Esa fue una de las frases alentadoras que se escuchaba al ingresar a la sala. Emoción de los asistentes,  actores y del personal que trabaja en las instalaciones.

Al ingresar nos recibieron con un estricto protocolo, el clásico gel en las manos, pisamos la alfombra sanitizante.

El momento sublime se acercaba. Los acomodadores con mucha alegría, nos ubicaron en los asientos respectivos. Y ahí  en el escenario, cortinas de color rojo, una viola, un violinista y el monólogo de una mujer condenada a que su talento quede escondido en el foso de la orquesta de señoritas, Viola, desnuda las sensaciones de una mujer de los 50, con problemas de otra época, pero que revelan las experiencias desoladoras en las que el patriarcado sumergía a las mujeres.

“La Suerte de la Fea”, del dramaturgo Mauricio Kartun, con las actuaciones de Luciana Dulitzky, y la interpretación en escena de Fede Berthet.

La obra retrata a una mujer que se sabe fea desde muy joven ya que su madre se encargaba de que lo supiera y es por ese motivo que entrena su voz para que al menos una parte de ella fuera linda.

Es la historia de una de esas feas (dicho por la sociedad), a comienzos del siglo 20 en Buenos Aires eran frecuentes los bares con atracciones. Un público mayormente masculino, que bebía en los reservados, escuchando, pero sobre todo mirando a esa orquesta de señoritas. Mujeres jóvenes y atractivas con ropa sensuales que se movían a la cadencia de su propia música. Exponían allí, en pequeños escenarios como vidrieras, su gracia y belleza, pero no tocaban, hacían sólo el remedo una mímica sensual.

Este monólogo con una hora de duración cautivó a la concurrencia, que de pie, ovacionó a los actores y ellos  agradecieron el regreso a las tablas, ese regreso que promete ser el comienzo del renacimiento de la vida teatral en Buenos Aires.

Agenda

Sábados a partir del 21 de noviembre a las 21h00: “Yo, Encarnación Ezcurra”, de Cristina Escofet, con dirección de Andrés Bazzalo y actuación de Lorena Vega.

Domingos a las 19: “Nada del amor me produce envidia”, de Santiago Loza, con dirección de Diego Lerman e interpretación de María Merlino. Melodrama musical cuyo anclaje es el mundo de los cancionistas argentinas de los años 30.

El Picadero (Pasaje Enrique Santos Discépolo 1857) tiene abierta su boletería en forma habitual, pero se recomienda adquirir las entradas por http://www.plateanet.com

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: