Puerto Madero el barrio porteño más moderno

Puerto Madero es uno de los cuarenta y ocho barrios en los que se divide la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), capital de la República Argentina.

Su ubicación cercana a la zona central de la ciudad, lo extenso de su área y su vista al río hacen que este distrito sea uno de los más valorados de Buenos Aires.

El barrio debe su nombre a Eduardo Madero, comerciante de Buenos Aires que presentó tres proyectos para la construcción del Puerto de la ciudad, el último de los cuales fue aprobado por el entonces Presidente de la Nación Julio Argentino Roca en 1882.

El barrio de Puerto Madero está comprendido por las calles Brasil, Av. Ingeniero Huergo, Av. Eduardo Madero, Cecilia Grierson, y por el Río de la Plata, el Riachuelo y la Dársena Sur (Ley Nº 2650).

Limita con los barrios de La Boca al suroeste, San TelmoMonserrat y San Nicolás al oeste y Retiro al noroeste, con la localidad de Dock Sud al sur, y con la Reserva ecológica de Buenos Aires y el Río de la Plata al este.

Desde su fundación, la ciudad de Buenos Aires no tenía un puerto adecuado para que los barcos pudieran cargar y descargar mercaderías (por la poca profundidad del Río de la Plata).

Esta característica del río había servido como una tradicional defensa para evitar ataques enemigos (por ejemplo: durante las Invasiones inglesas de 1806 y 1807 y en el Primer bombardeo de Buenos Aires y los siguientes, efectuados por los realistas de Montevideo en 1811 y 1812), pero se convertía en un fuerte obstáculo en la nueva etapa de creciente actividad comercial.

Los barcos, al no poder acercarse demasiado a la costa, debían permanecer anclados en los llamados “pozos” del río (con profundidad suficiente), que funcionaban como un puerto natural.

Hacia allí se dirigían grandes carretas y precarias barcazas para recoger a los pasajeros y las mercaderías. Los barcos, anclados al borneo durante varios días, quedaban expuestos con frecuencia a los variables vientos y a fuertes tormentas.

Una pequeña muestra de esta rica historia la confirmó el hallazgo arqueológico del Pecio ZenCity, un barco del siglo XVIII hundido en las cercanías del antiguo canal de acceso al Riachuelo.

El antecedente directo del nuevo puerto fue la construcción hacia 1860 de dos largos muelles que se introducían en el río: el de pasajeros se encontraba a la altura de la actual calle Sarmiento y el de cargas detrás de la Casa Rosada (donde se hallaba el edificio semicircular de la Aduana, actual Plaza Colón).
También existía un tercer muelle llamado “de las Catalinas”, a la altura de la calle Paraguay, cerca del actual acceso a Puerto Madero por la Avenida Córdoba.
El gobierno de la ciudad inició, con el asesoramiento del ayuntamiento de Barcelona, los estudios del plan de reciclaje, convocándose en 1991 un concurso nacional de ideas, de donde surgió el “master plan” (plan maestro) para el nuevo barrio, del cual surgieron dos ganadores cuyas propuestas se fusionaron posteriormente, por lo cual el plan urbano del nuevo barrio fue obra de un equipo formado por los arquitectos Juan Manuel Borthagaray, Cristian Carnicer, Pablo Doval, Enrique García Espil, Mariana Leidemann, Carlos Marré, Rómulo Pérez, Antonio Tufaro y Eugenio Xaus.
La realización de dicho plan significó la mayor obra de su tipo jamás realizada en Buenos Aires, con una inversión total por parte del Estado de cerca de 1000 millones de dólares.

Una vez transferidas las tierras a la Corporación Puerto Madero, esta sociedad se ocupó de escriturar los terrenos a manos de privados.

La primera etapa de revitalización de Puerto Madero comenzó en 1994, con el reciclaje de los depósitos con fachada de ladrillo en el lado este de los diques, en los cuales se formó un polo gastronómico de varias cuadras de extensión que se puso rápidamente de moda y fue un éxito.

En los pisos superiores de los docks, se instalaron oficinas y departamentos tipo lofts. A partir de 1997, la renovación comenzó del otro lado de los diques: se abrieron numerosas calles, bulevares y avenidas (nombradas posteriormente con nombres de mujeres latinoamericanas de reconocida trayectoria),5​ se crearon plazas y parques como el Micaela Bastidas y el Mujeres Argentinas, se instalaron monumentos y fuentes y se restauró la infraestructura histórica existente, como el paseo de la Costanera Sur y los parques antiguos diseñados en la década de 1920, etc.

A pesar de que el proyecto tuvo en un comienzo algunos detractores, su posterior desarrollo demostró que hasta las estimaciones más optimistas resultaron ser modestas. El barrio se fue convirtiendo en un centro de gran expansión comercial, con la incorporación de oficinas y viviendas familiares y la construcción de centros culturales, generándose un nuevo recorrido turístico con identidad propia.

Con el paso del tiempo numerosas empresas nacionales e internacionales fueron instalándose en el barrio, junto con varios restaurantes, clubes nocturnos y la Universidad Católica Argentina. En octubre de 1999, la transformación del barrio hacia el entretenimiento sumó un elemento de peso, al inaugurarse el Casino Puerto Madero, primer casino de la historia de Buenos Aires, ya que el juego de apuestas estuvo históricamente prohibido en el territorio porteño.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com