Pastas con sello de origen

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 7 segundos

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Hay algún elemento de nuestro ADN que es de pasta. Por herencia o por ósmosis, hay venas con forma de canelón y sangre con salsa mixta. La Hispano Americana hace versiones únicas desde 1954.

El relato lo ubica a Marco Polo con fideos bajo el brazo llegando de China. Sin embargo, la cosa parece ser un mito. Sus relatos habrían sido recogidos por Rustichello de Pisa en el año 1298, cuando ambos compartían prisión en Génova, y aunque todo el continente se sentía fascinado por sus viajes, las transcripciones de sus historias en diferentes lenguas acabaron siendo difundidas en realidad por segundas y hasta terceras voces.

Existe un hecho ique desmiente ese suceso: aunque los chinos comían fideos miles de años antes que los italianos, los suyos se elaboraban con mijo y no con trigo duro, y el cereal, por aquella época, ni siquiera se cultivaba en el país asiático.

Casi todas las potencias dominantes del Mediterráneo colonizaron Sicilia en algún momento de su historia. Entre tales invasores, los musulmanes ocuparon la isla entre los siglos IX y XI.

Los primeros norteafricanos que se asentaron diversificaron la agricultura, cultivando limones, almendras, pistachos o higos, pero, sobre todo, transmitieron algunos sabores que aún permanecen en la cocina siciliana, como el cuscús o el jazmín de sus helados y sorbetes.

Menos sabido es que a tales colonizadores debemos también un ingrediente que hoy resulta tan poco exótico como la pasta. La historia del alimento tal y como lo conocemos en la actualidad empieza así en la Edad Media.

La pasta dura que engloba a los‘spaghetti, penne o fusilli se elabora con harina de trigo duro con un alto contenido en gluten que facilita el secado, el almacenamiento y la comercialización.

Maccheroni era el término medieval más difundido para hablar de la pasta, pero el concepto se usaba de manera arbitraria, utilizándose a veces para designar también a aquellos productos elaborados con pasta fresca (tortellini, lasagne, tagliatelle).

Pasta desde la otra orilla

El enigma del origen de los ‘spaghetti’ quedó, sin embargo, esclarecido cuando los historiadores hallaron el texto ‘Un divertimento para el hombre que anhela viajar a lugares remotos’ redactado por Al-Idrisi, cartógrafo ceutí de Ruggero II de Sicilia, rey que heredó a su vez el trono del monarca cristiano que expulsó a los musulmanes de la isla.

En él se menciona Trabia, un asentamiento situado a apenas unos pocos kilómetros de Palermo donde se “producen grandes cantidades de ‘itriyya’, que se exportan a todas partes: a Calabria y a países musulmanes y cristianos”.Gracias a manuscritos anteriores sabemos que la palabra ‘itriyya’ se utilizaba para designar tiras largas y delgadas de masa seca.

Con bastante certeza, se puede afirmar también que la ‘itriyya’ que se producía en Sicilia estaba elaborada con trigo, pues desde que los romanos derrotaron a Aníbal, el cereal se convirtió en la principal cosecha de la isla.

Un siglo y medio más tarde, en las ciudades del Tirreno, desde Génova hasta Palermo, los cocineros italianos transfomaron la ‘itriyya’ en ‘trie’, ‘vermicelli’ y ‘maccheroni’, y la pasta dura comenzó a mencionarse en distintas crónicas.

A raíz de esta primera referencia de fabricación masiva, la pregunta resulta inmediata: ¿fueron los musulmanes quienes inventaron la pasta?  Al parecer, ‘itriyya’ no es ni siquiera una palabra proveniente de esta lengua, sino una transliteración del griego.

El mérito, por tanto, de los musulmanes, fue sobre todo el de la difusión y la distribución. Antes de que el alimento llegara a Italia resulta imposible delimitar los orígenes de la pasta a un único punto concreto del espacio y el tiempo.

De hecho las referencias en la península ibérica también existen, como figura, por ejemplo en el ‘Kitāb al tabīkh’, un libro de cocina del siglo X donde se descubren recetas, sobre todo para sopas, en las que los fideos de trigo aparecen acompañando a otros ingredientes.

Así pues, para rastrear la llegada de la pasta a nuestro continente tenemos que retrotraernos a algunos siglos antes de Marco Polo y atravesar el país de punta a punta, desde el noreste del Véneto al suroeste, cruzando el mar Tirreno, para llegar a Palermo.

Ponerle arte

La Hispano Americana es un clásico del tradicional barrio de San Telmo. Nacida para 1954 de la mano de inmigrantes gallegos. Es la casa de pastas más tradicional del barrio, a su vez, el más tradicional de la ciudad de Buenos Aires.

Actualmente atendida por los nietos de sus fundadores, quienes orgullosamente mantuvieron el amor por el oficio, sus pastasse destacan por sus altos estándares de elaboración, la calidad de la masa y el cuidado de la materia prima.

Frescas todas las propuestas (aunque pueden llevarse preparadas) redundan en sabor desde los agnolottis (pollo y jamón; ricota, parmesano y nuez) a los canelones (humita; pollo, jamón y verdura; ricota y parmesano; verdura y ricota), pasando por deliciosos fideos de verdura, morrón, al huevo, vermicchellis o de harina integral, cortados a mano a la crema y parmesano, al huevo o de albahaca, y los de molde: cinta bandera, fusiles, macarrones
y mostacholes o los rellenos (aquí levanto la mano!!).

Hay capelettis, crepes, quiches (la Lorraine merece aplauso aparte), lasagna, ñoquis tradicionales y a la romana, sorrentinos, raviolones, tortelettis y un despliegue de cinco salsas para ponerle sabor a gusto.

Empanadas, masas, pizzas y postres que sólo se conseguían hechos así en la cocina de la abuela, muestran que la idea de siempre puede convertirse en un presente activo cuando la historia se respeta y la tradición que se hereda continúa… aunque no sea Marco Polo el que trajo los fideos de China.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *