Mito o Realidad: Investigadores chinos publican efecto de vacuna inactivada de COVID-19 en animales

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 20 segundos

La vacuna inactivada de China contra la COVID-19 ha mostrado una protección potente contra el SARS-CoV-2, causante de la enfermedad, en experimentos con animales, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Cell.

Las vacunas inactivadas usan la versión muerta del germen que causa una enfermedad.

La investigación de la vacuna candidata BBIBP-CorV fue llevada a cabo de manera conjunta por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing del Grupo Nacional Biotec de China, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China y la Academia China de Ciencias Médicas, así como otras instituciones.

Los investigadores reportaron la producción a escala piloto de la vacuna candidata, que induce altos niveles de concentraciones de anticuerpos neutralizadores en ratones, ratas, conejillos de indias, conejos y primates no humanos, incluidos los macacos cynomolgus y los macacos rhesus para ofrecer protección contra el SARS-CoV-2.

Un anticuerpo neutralizador puede defender a una célula de un patógeno o de una partícula infecciosa eliminando cualquier efecto biológico.

Las inmunizaciones de dos dosis que usan dos microgramos de cada dosis ofrecen una fuerte protección contra el desafío intratraqueal SARS-CoV-2 en los macacos rhesus. Ningún refuerzo de infección dependiente de anticuerpos fue detectado en el experimento.

Asimismo, la vacuna exhibe alta productividad y buena estabilidad genética para la manufactura, lo cual apoya su evaluación adicional en pruebas clínicas, de acuerdo con la investigación.

La vacuna inactivada candidata fue aprobada a finales de abril para pruebas clínicas, señaló el Grupo Nacional Biotec de China.

El Instituto de Productos Biológicos de Beijing incrementó su capacidad de fabricación con la construcción de una gran unidad de producción en Beijing que cumple con elevados requisitos de protección de seguridad biológica. La unidad podrá producir entre 100 y 120 millones de vacunas inactivadas contra la COVID-19 al año una vez que inicie la producción masiva, lo que ayudará a garantizar un suministro adecuado.

China está desarrollando actualmente vacunas contra la COVID-19 en cinco categorías: vacunas inactivadas, vacunas de proteínas recombinantes, vacunas vivas atenuadas contra la influenza, vacunas de adenovirus y vacunas basadas en ácidos nucleicos. Hasta la fecha, cuatro vacunas inactivadas y otra de adenovirus han sido aprobadas para ensayos clínicos.

El ministro de Ciencia y Tecnología, Wang Zhigang, dijo en una conferencia de prensa el domingo que China hará de su vacuna contra la COVID-19  “un bien público global”  cuando esté lista para su aplicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *