Llega a la Argentina Otezla® (apremilast), un nuevo tratamiento oral, seguro y eficaz, para la Psoriasis y la Artritis Psoriásica

 

El tratamiento de la psoriasis y la artritis psoriásica tiene un nuevo aliado en la Argentina, con la llegada de Otezla®, la primera inmunoterapia oral inhibidora de PDE4 (enzima involucrada en los procesos inflamatorios) que se administra de forma oral dos veces al día y que ha demostrado ser seguro y eficaz, incluso en zonas difíciles, como el cuero cabelludo, las uñas  y la zona palmoplantar.

 

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria autoinmune, con una importante carga física, psicológica y social, que afecta de forma sustancial la calidad de vida de los pacientes y tiene importantes repercusiones hasta en el ámbito laboral. Según datos de la Asociación Civil Para El Enfermo de Psoriasis (AEPSO), en la Argentina se estima que la padece entre el 2 y el 3% de la población. La enfermedad  afecta a mujeres y hombres indistintamente y puede presentarse a cualquier edad, tanto en lactantes, como en niños y adultos.

En 2014, apremilast fue aprobado en USA por la FDA (Food & Drug Administration) y desde 2016 está disponible en Europa. El próximo 6 de abril Laboratorios Raffo lanza en la Argentina Otezla® (apremilast) bajo licencia de Celgene Corporation. Durante los primeros 5 días de tratamiento se debe aumentar progresivamente la dosis (para lo cual se utiliza un pack de inicio) hasta alcanzar la dosis de mantenimiento de 30 mg dos veces al día. Otezla®se presenta en envases de conteniendo 56 comprimidos recubiertos de 30 mg.

 

Sobre la psoriasis

La Psoriasis es una enfermedad sistémica crónica de causa desconocida que provoca manifestaciones en la piel y es hoy una de las enfermedades inflamatorias crónicas más frecuentes, siendo la psoriasis en placa o psoriasis vulgaris su forma clínica más frecuente, en la que aparecen placas rojas o rosadas que descaman y suelen picar, de variado tamaño y extensión .

Factores de riesgo como el tabaco, el estrés y algunos medicamentos pueden agravar la evolución de la enfermedad, así como la excesiva ingesta de alcohol contribuye al empeoramiento en los síntomas. A su vez, factores genéticos y ambientales (por ejemplo, climáticos o traumatismos) también contribuyen en la predisposición a la enfermedad y sus  exacerbaciones.

Puede afectar de forma tal la vida de quienes la padecen que se asocia con baja autoestima, ansiedad, depresión, estigmatización e, incluso, suicidio.

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: