La tecnología en tiempos de crianza

por Sandra Herzberg, consultora en crianza y docente de la ACADP (Asoc. C. Argentina de Puericultura)

La tecnología y la niñez, tema que por estos días me ocupa, donde observo niños/as en su vida cotidiana, los veo, desconectados con la vida que los rodea, sus actividades, entorno, pares, ¿de sus vínculos?

Escucho decir a madres/ padres de sus pequeños y cuando digo pequeños, hablo de bebés lo bien que manejan distintas pantallas, lo “conectados” que están con un mundo virtual (para mí casi ajeno aún) y pienso, desde mi mirada, acotada tal vez, ya que no soy una especialista en el tema.

Pues entonces, desde mi lugar de acompañamiento a padres en la crianza de sus hijos, experiencia, desde transitar la crianza respetuosamente con una mirada fisiológica y ahí me hago aunque sea esta humilde pregunta: ¿qué pasa con todo ese cuerpo a veces incluso con solo meses de edad?

Este cuerpito que necesita explorar el mundo que lo rodea, no a una tableta de no se cuántas pulgadas que cabe en su manita a veces, donde repito, la cabeza del niño pareciera estar totalmente desconectada del resto de su cuerpo, recibiendo y captando un montón de estímulos, visuales auditivos,entre otros, donde con solo mover un dedo aparentemente los resuelve.

Desregulando así sus verdaderas necesidades de interactuar y explorar con todo su cuerpo, con todo su ser. Ni hablar cuando en algún lugar público, confitería, restaurante , veo cómo el adulto le facilita la pantalla a un bebé sentado, apenas en un cochecito para así poder comer tranquilo “entreteniendo”al bebé.  A mi se me ocurre distrayéndolo de lo que verdaderamente ocurre sin la posibilidad de vivenciar la experiencia real.

Luego,  claro aparecen las consultas, muchas veces derivadas de alguna institución, falta de límites, desconexión con la realidad, desconexión con sus pares con las figuras de autoridad, algún trastorno de atención tal vez, alguna ansiedad ( no pudiendo esperar entre otras cosas ) y podría seguir , esto es solo un recorte de lo que suelo escuchar.

Niños distraídos, torpes (no por exploración y apropiación de su entorno si no más bien todo lo contrario) por no haber transitado quizás esta maravillosa etapa, que de hecho no vuelve.  Haber estado desde lo corporal demasiado quietos, recibiendo a su vez, cantidad de estímulos actuando directamente en su cerebro.

Desconectando… desconectándose con su propio cuerpo, desoyéndolo, desconectando…. desconectándose con su entorno.

Y acá hago otro paréntesis para compartir las veces que veo bebés en su cochecito yendo a pasear absortos con alguna pantalla en frente, perdiéndose así lo simple, lo maravilloso…..,la luz del sol, el sonido del viento, el canto de los pájaros el andar de algún transeúnte , la mirada de otro niño…. y podríamos continuar.

Están evidentemente conectados a algún mundo que no me pertenece, el que me distrae, a veces me intriga,  pero por sobre todas las cosas me ocupa y ultimamente preocupa.

Estemos atentos, la tecnología es una herramienta fascinante seguramente. A nuestros hijos disfrutémoslos, vivámoslos conectemos simplemente con ellos.

Notas relacionadas:

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com