Por Rubén Belluomo, Gerente Comercial de Infor para el Cono Sur

 

Una cosa del tiempo es que no es fácil de predecir. Obviamente podemos tener una idea si está por llover o no en los próximos días y nos podemos basar en datos históricos para proyectar cómo será la temperatura en algún mes específico. Pero en lo que respecta a lo inesperado: tornados, huracanes, tsunamis, erupciones volcánicas, etc, realmente no podemos predecir cuándo, cómo, dónde y en qué grado el tiempo puede afectar nuestras vidas. Esta falta de predicción puede tener un efecto importante en las cadenas de suministro y en otros procesos empresariales que dependen del planeamiento a largo plazo y en la coordinación de varias operaciones entre varios socios.

Pero hay novedades. Desde el 2018 y en adelante cada vez más nos apoyaremos en el Internet de las Cosas para mejorar la posibilidad de responder a los efectos que pueden surgir debido a hechos como fríos extremos, olas de calor, etc. Entonces, ¿Qué podemos esperar del IoT este año?

 

  • La presencia del IoT continúa aumentando en nuestros hogares. Consideremos los asistentes hogareños como Google Home o Alexa de Amazon, la cual ya vendió cerca de 25 millones de dispositivos. A medida que se utilicen más estos dispositivos con IoT, estos realizarán mayor cantidad de tareas automatizando nuestras vidas. ¿Serán Alexa o Google Home los paneles de control de nuestros electrodomésticos inteligentes de la cocina, del garaje inteligente o del baño? Ya hemos visto heladeras inteligentes con IoT como LG y Samsung, también cepillos de dientes y luces de Philips, colchones inteligentes de Seebo y, por supuesto el termostato inteligente. El hogar estará cada vez más conectado, con empresas como Amazon, Google y Apple luchando para controlar este universo. Alguno de los usos de estos dispositivos puede no ser evidente inmediatamente para el consumidor, pero a medida que más aspectos del hogar se conectan, las empresas harán campañas para que el consumidor piense cómo puede vivir sin estar conectado al IoT.

  • IoT más inteligente: ¿IA junto con IoT? ¿Por qué no? En el 2018, la línea divisoria entre el IoT y la inteligencia artificial será cada vez más difícil de distinguir. Las dos tecnologías están hechas la una para la otra. Todos los datos producto de los dispositivos con IoT superan cualquier modelo de análisis tradicional, ni hablar del análisis humano. Esto ha hecho que el uso del IA sea aún más vital. Existe una razón por la que Google, Apple, Amazon, Facebook, entre otras está invirtiendo tanto en inteligencia artificial. A medida que el mundo continúa creando montañas de datos, estos datos deben convertirse en algo útil. Se verán muchas más inversiones en IA en el 2018, y también más alianzas entre IA e IoT. Un gran ejemplo de esto es la empresa de calzado Deportivo Under Armour que compra la aplicación para ejercicios físicos MapMyRide. Esta unión del producto con la tecnología logra mostrar como un producto afecta nuestras vidas. La posibilidad de recolectar una cantidad de datos no es un hecho aislado, debe haber una capa de inteligencia que hace que esos datos sean útiles y válidos.

  • Vehículos autónomos que superan nuestra imaginación. Con vehículos no solo nos referimos a autos. Durante este año esperamos ver buques autónomos que surcan los mares. El Yara Birkeland  navegará, transportando fertilizantes, sin tripulación. Ya hemos visto experimentos con camiones autónomos en Nevada. Uber también está evaluando el uso de autos autónomos y lo está experimentando en Steel City, Pittsburgh, EE.UU. No creo que nuestro próximo viaje en Uber sea sin conductor, pero sí que veremos cada vez más vehículos con IoT, como camiones y buques. Probablemente en rutas con poco tráfico.

  • El IoT crece dentro de las cadenas de suministro.  Las fábricas conectadas por robótica, no son nada nuevo en el mundo de la cadena de suministro, y cada vez veremos más conectividad con el IoT. Pensemos en inventario conectado, distribución conectada, infraestructura conectada y tiendas conectadas. Todos estos atributos hacen que la cadena de suministro sea más inteligente. Asimismo, no es solo agregar conectividad dentro de la fábrica o en el transporte; el IoT hace que toda la cadena de suministro esté más conectada, optimizando la visibilidad y permitiendo mayor agilidad y respuestas de una punta a la otra.

  • La importancia de la privacidad. La privacidad de los datos y la seguridad de la información continuarán siendo temas de alta preocupación para el público, y para todos aquellos que trabajan en el sector de tecnología. Los dispositivos con IoT continuarán siendo el objetivo de los hackers. Los dispositivos con IoT superan en velocidad a las medidas de seguridad que deben crecer en conjunto. Se espera que haya mayores brechas y algunos hacks que causen pánicos de corto plazo. Las empresas que utilizan el IoT deben contar con planes de contingencia para estos casos, y deben constantemente probar sus redes de vulnerabilidades y luchar para contar con las medidas que correspondan. Ya no es una cuestión de “quizás” sino de “cuando” algún hacker o virus (ya sea local o extranjero) vulnere el dispositivo.

Como tecnología, el IoT, perdió un poco su novedad el año pasado, debido básicamente al blockchain y a la IA. Sin embargo, su presencia continuará creciendo a medida que esta tecnología quede incluida cada vez más en los productos de uso diario, ya sea como consumidores o empresas.