¿Cómo gestionar estas emociones en las Fiestas?*

Diciembre es un mes que solemos asociarlo a festejos, encuentros y salidas sociales, fechas donde predominan “balances” de cómo ha sido el año y también de preparativos en torno a las fiestas y vacaciones que se avecinan. Y en el medio de toda esa “logística” que hace que tengamos nuestra mente ocupada, está presente, aunque a veces no lo demostremos hacia “el afuera”, nuestras emociones. Y en relación a estás, no todas las personas suelen ir acompañadas de sensaciones, sentimientos y pensamientos positivos. En muchos casos, diciembre, y sobre todo las fiestas, suelen traer aparejadas emociones como ansiedad, tristeza y nostalgia que por diferentes motivos, como por ejemplo: los recuerdos para estas fechas que suelen estar asociados a momentos compartidos con seres queridos que hoy no están físicamente con nosotros, hacen que esta época del año sea difícil de transitar. Por más que intentemos desviar nuestra atención hacia otros pensamientos o querramos sumergirnos en nuestras rutinas diarias para “no pensar sobre ello”, estas emociones seguirán estando presentes y es importante que podamos tomar conciencia y registrarlas para aprender a gestionarlas saludablemente.

En el “mundo” emocional, cada experiencia es singular y personal, por ello hay que tener presente que no podemos generalizar que a todas las personas les ayudará realizar las mismas cosas y hacer determinadas acciones para sentirse mejor y gestionar de manera sana dichas emociones. Pero si, podemos poner en práctica ciertas pautas a la hora de acompañar a las familias que esté atravesando un momento difícil en estas fiestas y algunas herramientas para que tanto chicos como adultos puedan gestionar la tristeza, la ansiedad y la nostalgia que pueden llegar a estar presentes en sus vidas, más aún en esta época del año.

Algunas de estas pautas son:

:: Evitamos decir frases “Cambia la cara, son momentos para celebrar” “ A tu ser querido que hoy no está con vos no le hubiese gustado verte triste”. Estas expresiones aunque muchas veces suelen ser dichas sin ningún tipo de mala intención, pueden invalidar los sentimientos y sensaciones que está atravesando esa familia.  Por eso es importante empatizar con ella expresándoles que comprendemos cómo se sienten.  

:: Habilitar un espacio para preguntar a esa familia en qué podemos ayudarla. Muchas veces con decir esa frase, estamos ayudándola a sentirse comprendida, acompañada y escuchada por nosotros. 

En relación a las herramientas para manejar saludablemente las emociones como la tristeza, la nostalgia y la ansiedad podemos poner en práctica las siguientes acciones:

:: Escribir en una hoja o armar un diario donde ese niño o adulto pueda exteriorizar sus sentimientos,sensaciones y pensamientos en torno a lo que siente y le sucede.  Esta herramienta además de clarificar muchos de los pensamientos que muchas veces pueden abrumar nuestra mente, suele aliviar también el sentimiento de angustia y/o malestar.

:: Armar una red de apoyo emocional: rodearse con seres queridos y personas a quienes queremos y confiamos ayuda mucho en este proceso de aprender a gestionar estas emociones,ya que compartir nuestros sentimientos con los demás, es una herramienta poderosa que ayuda a transitar dicho camino. 

:: Recurrir a actividades recreativas, como teatro, pintura, dibujos son excelentes recursos para poder exteriorizar y canalizar nuestras emociones.

Más allá de que las fiestas son una oportunidad para celebrar nuestro cariño y amor con aquellas personas que más apreciamos y queremos, no tenemos que dejar de tener presente que respetar nuestros tiempos, nuestras decisiones en caso de querer hacer algo diferente en estas fiestas, tomarnos un tiempo para descansar, pasarlo con un grupo más reducido de personas y/o proponer un encuentro diferente al habitual, es una práctica de autocuidado y de respeto hacia nosotros mismos sumamente valioso que nos permitirá no solo atender nuestra salud mental sino también compartir con los demás lo que nos sucede y sentimos desde un lado genuino, sin ocultar ni reprimir lo que nos pasa sino mostrándonos humanos y de desde ese lugar estar con los demás. 

 *Lic. María Laura Lezaeta es Psicóloga infantil, co-autora del Libro EmocionadaMente y co-fundadora de JUEGOlogía (@juegologia), donde desde hace varios años equipan y forman a profesionales de la salud y familias con herramientas lúdicas y terapéuticas para trabajar diferentes áreas cognitivas, emocionales y sociales en niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *