GYM en cuarentena

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 56 segundos

Por Ivana Bartlett

Entrenamiento en redes sociales de la mano de ON FIT. Incluso antes de que el presidente Alberto Fernandez anunciara el aislamiento social obligatorio en toda la Argentina, muchas personas ya habían optado por la cuarentena voluntaria y un número creciente de comercios y empresas por el cierre de sus puertas.

Ese fue el caso de cadenas de gimnasios como On Fit, que ante la información disponible sobre la circulación y los riesgos de contagio del virus COVID-19 tomó la decisión de cerrar sus 8 sucursales de manera temporal.

“Entendimos que era la forma de preservar tanto a nuestros clientes como a nuestro personal, alineándonos al concepto general del aislamiento” explica Guido Miguez, uno de los directivos de la cadena de gimnasios.

On Fit cuenta con más de 25 mil socios, 150 empleados y su adaptación al nuevo contexto y a las nuevas necesidades sociales se dio de manera ágil y creativa. “De inmediato nos pusimos a trabajar en equipos para generar contenido de calidad que ayude no solo a los socios sino a la comunidad en general a sobrellevar física y psiquicamente esta situación excepcional”, cuenta Guido.

A través de rutinas de ejercicios diarios, clases en vivo, vídeos con un toque de humor grabados por sus propios profesores y recetas de galletitas de avena de por medio, hoy son más de 28mil los seguidores de la cuenta de Instagram @onfitarg que entrenan, se divierten y amenizan el aislamiento en una verdadera comunidad virtual.

Instagram, Facebook y Youtube son las plataformas elegidas por On Fit para brindar a sus seguidores planes de entrenamiento todos los días, clases en vivo programadas (de zumba, fit combat, streching, funcional, entre otras) y, por supuesto, la motivación necesaria para quienes deseen mantener el cuerpo y la mente activos.

Leandro Suarez, gerente del gimnasio, opina al respecto: “En medio de toda esta crisis vemos una oportunidad para crecer como sociedad, para valorar y reforzar los vínculos aún desde el aislamiento, y creemos que nuestro aporte es a través del acompañamiento y la contención con contenido útil, gratuito y para todos”.

Además del incremento en el número de seguidores y suscriptores en sus redes sociales, las personas hacen notar a On Fit su presencia a través de los comentarios y “me gusta” en las publicaciones, con su participación en las clases en vivo, compartiendo las rutinas con amigos o desafiandolos a realizarlas a través de las stories. “Se está generando algo muy lindo que tiene que ver con un feedback muy positivo y respetuoso entre los usuarios y quienes manejan nuestras redes”, comenta Leandro. Además, cuenta: “Hay seguidores que nos escriben por privado, nos dicen que extrañan ir al gym y nos agradecen por el trabajo que estamos haciendo para que tengan actividades diarias en que ocupar sus cuerpos y mentes. Eso es muy satisfactorio”.

El panorama aún es incierto pero los directivos de On Fit no pierden el optimismo. “Todavía no sabemos cómo ni cuándo volveremos a la rutina diaria pero nos reconforta saber que hemos construido una gran familia para la cual el gimnasio es su lugar de autocuidado, esparcimiento y socialización. Sabemos que cuando volvamos a abrir nuestras puertas habrá muchas personas contentas por volver a entrenar”, concluye Guido.

Por su parte, Leandro agrega: “Si de algo estoy seguro es de que vamos a volver con más energía y entusiasmo que nunca, con nuevas ideas y proyectos para mejorar la experiencia de nuestros socios. Esta situación nos va a unir y fortalecer como sociedad desde el lugar que nos toque ocupar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *