¿Estás pensando en mudarte? Acá tenés diez tips si querés irte a vivir solo

Si estás a punto de aventurarte a mudarte en el mundo de la vida en solitario, quizás haya varias que tengas que saber ya que es posible que sientas una mezcla de sensaciones, pero eso es porque vivir solo por primera vez es emocionante y abrumador al mismo tiempo. Desde Linio te comparten algunos consejos para hacer de esta experiencia, algo inolvidable.

Por lo tanto, es una buena idea averiguar cómo te las vas a arreglar ni bien llegues a tu nuevo departamento, lo primero y principal es tener una idea sobre cómo te la vas a arreglar.

Como todavía estarás acostumbrado a los padres y hermanos, o amigos y compañeros de cuarto, girando alrededor casi todo el tiempo, notarás que una mudanza en soledad puede representar un gran cambio, porque no tendrás, al menos de forma directa, sus consejos, compañía y seguridad.

Para que no desesperes, vas a poder seguir diez consejos para vivir solo que te ayudarán a ordenarte y rescatar los mejores momentos de la individualidad de tu espacio.

  1. No tengas miedo

Una de las mayores diferencias entre vivir solo y vivir con otros, suele ser el factor miedo. Para ello, hay que asegurarse de cerrar la puerta con llave, porque no va a haber nadie más que chequee; y que la ayuda, si realmente la necesitas, no esté tan lejos.

  1. Buscá algo de seguridad adicional

No hay que asustarse con cada crujido en tu departamento; pero tenés que tomar algunas medidas adicionales para asegurarte de que no tendrás problemas. Cuando estés buscando opciones para alquilar, hay ir tras esas que cuenten con características de seguridad adicionales como: complejos cerrados, puertas de seguridad exteriores, cerraduras de seguridad o cadenas de puertas interiores. Con algunas de estas medidas de seguridad en su lugar, te vas a sentir aún más seguro.

  1. Resistir la urgencia de ser un desorden

Si sos un dios de la organización, entonces es posible que desees mantener tu departamento impecablemente limpio. Y si no es así, las cosas pueden salirse de control rápidamente. Lo ideal es siempre disfrutar de ser tu más verdadero y desordenado ser, recordando siempre de sacar la aspiradora de vez en cuando. Un departamento limpio se siente increíblemente grande, y estarás contento de volver a casa. Vale la pena el esfuerzo.

  1. Practicá confiar en vos mismo

Si no estás acostumbrado a pasar tiempo solo, la soledad puede ser un poco enloquecedora. Sin un compañero al que ir a casa y desahogarse después de haber tenido un mal día, es imperativo que realmente te agrades y desarrolles mecanismos de afrontamiento saludables cuando estás con el ánimo caído. Puede parecer complicado al principio, pero será más fácil con el correr de los días; además, este tipo de autosuficiencia es una buena habilidad para la vida.

  1. Acordate de salir

Puede ser fácil sentirse cómodo en la soledad, y nunca volver a salir. Pero hagas lo que hagas, no caigas en este estilo de vida. Evitá sentirte encerrado, al convertir quedarte en casa en algo estructurado, y comprometido al salir o recibir invitados.

Eso podría significar tener que salir a practicar algún deporte un par de veces por semana o ser voluntario después del trabajo los miércoles. Averiguá qué te puede sacar de la casa de vez en cuando y comprometete con cumplirlo.

  1. Sé amable con tus vecinos

Ser amable con tus vecinos y encargado es muy importante para la seguridad, ya que pueden cuidarte o estar atento a tu departamento mientras viajas, así como tu salud mental también. Cuando salgas, aseguráte de tener los nombres y números de teléfono de las personas cuando sea posible.

Si tenés una pileta comunitaria, andá un rato los fines de semana cuando es probable que las personas salgan; o si tenés un perro, sacalo a pasear y preséntate con los otros dueños de mascotas. En poco tiempo vas a conocer algún vecino simpático que te pueda dar una mano en caso de una emergencia.

  1. Tené a mano algunos números de emergencia

Y tras el punto anterior, hay que seguir con este que no es una cuestión menor. Porque no vas a querer estar buscando el número de algún plomero cuando se desborde tu inodoro, o buscar en tu lista de contactos una vez que se haya cortado la electricidad.

Para esto, el consejo es que simplemente tengas una lista de contactos de emergencia cerca. Normalmente los dueños o los encargados de los edificios tienen los contactos de confianza, así que podrías pedírselos. De esa manera, podés ahorrarte el estrés y asegurarte de que los problemas se resuelvan lo antes posible.

  1. Volvete loco con la decoración

La decoración es una de las cosas más emocionantes de tener tu propio lugar. Y es aún más emocionante cuando se llega al 100% del diseño que planeaste. Así que empezá a soñar con tu decoración ideal y planeá cómo vas decorar cada habitación. Realmente podés hacer que la experiencia de vivir solo sea mucho más impresionante.

  1. Aprendé algunas habilidades prácticas

Siempre se puede llamar a papá en un ataque de pánico por una perdida en la pileta de la cocina, o pedirle a un que venga a arreglar la estufa. Pero vivir solo puede ser la oportunidad perfecta para aprender a hacer estas cosas por vos mismo. Probalo y luego disfrutá de esa autoconfianza.

  1. Recordá hacer las compras para uno

Si estás acostumbrado a vivir con mucha gente, es posible que te hayas acostumbrado a las grandes compras de supermercado: cajas gigantes de cereales, kilos de manzanas, bolsas enormes de papas. Pero cuando vivís solo, las grandes cantidades de alimentos por lo general terminan yendo mal, ya que es imposible comerlos todos por tu cuenta.

Así que lo más importante es empezar a modificar la lista de compras; comprá menos y tené a mano alimentos en lata no perecederos. De esa manera, siempre vas a tener algo para comer, pero nada se va a desperdiciar.

Con estos diez puntos, deberías desterrar cualquier rastro de duda y hacer de la vida en soledad, en tu propio espacio, una gran aventura.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com