Ejercicios en el embarazo, también en invierno

Aunque la llegada de los primeros fríos puede desalentar a las embarazadas a hacer actividad física, poner el cuerpo en movimiento en la estación invernal es muy beneficioso tanto para la futura mamá como para el bebé: además de lograr un mayor bienestar físico y psíquico, ayuda a prevenir gripes y resfríos, aumenta la temperatura corporal y libera tensiones, pero a veces las futuras mamás que realizan actividad física, suelen olvidar algunos cuidados que estas estaciones requieren.

Por eso es necesario tener en cuenta algunas consideraciones para evitar ciertos malestares y/o afecciones que el clima pueda provocar.

 Los beneficios de practicar actividad física durante el embarazo son múltiples. No solo ayudan a mejoran la calidad de vida de las embarazadas sino que además, brindan grandes ventajas para la salud de la mamá y el bebé. Es importante ejercitarse ya sea que transiten el primer, el segundo o el último trimestre. Si ya tenían el hábito de hacer gimnasia antes del embarazo, pueden continuar con la actividad, cualquiera sea la época del año, pero con prácticas y ejercicios específicos, que cuenten con el seguimiento de un profesor en Educación Física, y tomando ciertas precauciones por las bajas temperaturas.

Cualquier actividad que realicen debe contar con el apto médico, y es muy importante que el cuerpo no se sobreexija. La actividad física para embarazadas se concentra en la respiración, el desarrollo de la flexibilidad y el cuidado de las zonas del cuerpo más vulnerables a los cambios del embarazo, tales como la columna vertebral, el sistema circulatorio, el piso pelviano, y las articulaciones de las piernas.

Con la realización regular de ejercicios, se acondiciona la musculatura, en particular la del abdomen, columna y pelvis. La actividad física provoca la liberación de hormonas, por lo cual, mamá y bebé, logran un estímulo emocional positivo. De igual manera, la práctica optimiza la circulación sanguínea provocando una mejor oxigenación para ambos.

Durante los meses de baja temperatura, es conveniente realizar actividad física, con ropa cómoda y abrigada, y con el cabello seco. Si se opta por realizar prácticas al aire libre, se elegirán determinadas franjas horarias. De esta manera, se podrá evitar la inflamación de la mucosa de los senos paranasales -sinusitis- y/o contraer estados gripales. Por otro lado, es importante que la futura mamá no se olvide de hidratarse adecuadamente, antes, durante y después de cada clase. En invierno, es frecuente olvidarse de tomar suficiente agua, y esto es fundamental porque de esta forma, se evita la inflamación aguda o crónica de la vejiga urinaria llamada cistitis.

Conjuntamente con estos recaudos es importante llevar adelante una dieta balanceada durante el embarazo, eligiendo alimentos más nutritivos y platos más calientes, durante las comidas diarias, que harán que se sientan aún mejor en estos meses de frío.

El principal objetivo de la gimnasia durante la gestación es acompañar los múltiples cambios que experimenta el cuerpo de la mujer en los distintos trimestres, a través de ejercicios específicos, para trabajar, por ejemplo, la zona del periné, que tendrá un rol protagónico en el momento del parto.

Si se realiza la actividad de manera continua y gradual se podrán observar múltiples beneficios:

 

  • Ayudar a prevenir gripes, resfríos y problemas respiratorios característicos del otoño/ invierno
  • Aumentar la temperatura corporal
  • Acrecentar el bienestar físico y sentirse ágil y tonificada
  • Ampliar la capacidad respiratoria y mejorar la postura
  • Prevenir el sobrepeso
  • Lograr un efecto positivo en el nivel de energía, estado de ánimo e imagen de sí misma
  • Oxigenarse mejor y también al bebé
  • Liberar endorfinas que ayudan a relajarse, suavizar tensiones y preocupaciones
  • Prevenir trastornos y molestias como dolor de cintura, calambres y várices
  • Fomentar un vínculo temprano con el bebé
  • Conectarse con el propio cuerpo y facilitar el parto
  • Permitir la ubicación y el encaje del bebé
  • Favorecer una rápida recuperación post-parto

 

¿Un beneficio extra? Si toman clases específicas para embarazadas, podrán compartir experiencias y sensaciones con otras futuras mamás y sentirte contenida y escuchada.

 

Asesoró

Lic. Mariela Villar

Directora de EMBARAZO ACTIVO

www.embarazoactivo.com

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: