El amor y la tecnología: una nueva forma de relacionarse

love

Según un estudio desarrollado por la consultora Pew Research Center, el 92% de los adolescentes reconocen conectarse a diario, incluyendo el 24% de ellos que aseguran estar en línea constantemente, mientras que el 54% de ellos admiten conectarse varias veces al día.

Las nuevas tecnologías de la información cambiaron nuestras relaciones sociales en la vida real y revolucionaron nuestro día a día. Internet nos permite realizar una gran cantidad de acciones al mismo tiempo, intercambiando información, fotos, videos y anécdotas.

De esta manera, los medios de comunicación cambiaron nuestra forma de interactuar, comunicarnos y relacionarnos, al tener una conexión 24/7. Como marco de referencia, el 75% de la población argentina es usuaria y el promedio de dispositivos tecnológicos que posee es de 3.5 por persona.

En el amor, la tecnología no queda afuera. Aunque algunos profesionales sostienen que las relaciones humanas son menos personalizadas, y la ven como un obstáculo, otros aseguran que colabora a una mejor comunicación.  Tal es el caso de las apps para conseguir pareja (casual o permanente), las cuales ayudan a realizar contactos románticos desde el dispositivo móvil, en cualquier lado: por el barrio, en un bar, o hasta con extraños que nos cruzamos por la calle.  A su vez, programas como Skype, se convierten en un puente para acercar a aquellos amantes que están lejos, sin la necesidad de estar al lado del teléfono esperando una llamada, como hace no tanto.

Sólo la tecnología y más aún la aparición de dispositivos como tablets y smartphones pudieron entregar la conexión permanente necesaria para acortar una brecha que habría sido imposible de superar.

Actualmente las parejas pueden pasar todo el día en contacto de diferentes maneras. Hoy en día, la performance, versatilidad y portabilidad en materia de artículos tecnológicos alimenta este tipo de prácticas, sumado a la potencia de los equipos y la posibilidad de compartir fotos y videos al instante con todos los dispositivos disponibles.

Los amores a larga distancia son así beneficiados por la tecnología, que ha posibilitado que más parejas se conozcan, se enamoren y mantengan una relación a largas distancias por medio de las redes sociales, de las aplicaciones y todas las demás herramientas de comunicación.

En definitiva, que las relaciones se vuelvan más tecnológicas implica un cambio en el paradigma que, como todos los cambios, conlleva elementos positivos y negativos a la vez. No debemos ver en la tecnología un enemigo sino a un aliado que acompañe nuestro día a día en las relaciones sociales, así como también en las de pareja, facilitando aquello que antes era más difícil.