COVID-19 deteriora economía global, aunque dudosamente genera nueva crisis financiera, según experto

“Se generarán ciertas interrupciones financieras y el costo fiscal del rescate sobrecargará severamente la situación presupuestaria del gobierno de EE.UU .durante mucho tiempo. Pero no provocará una crisis financiera nacional o global”, dijo a Xinhua Sourabh Gupta, investigador principal del Instituto de Estudios China-América, con sede en Washington.   

WASHINGTON, 8 abr (Xinhua) — La nueva pandemia de coronavirus (COVID-19), que está afectando a más de 200 países y regiones, será perjudicial para la economía mundial pero es “improbable” que induzca una nueva crisis financiera mundial, dijo un economista estadounidense.

“Se generarán ciertas interrupciones financieras y el costo fiscal del rescate sobrecargará severamente la situación presupuestaria del gobierno de EE.UU .durante mucho tiempo. Pero no provocará una crisis financiera nacional o global”, dijo el miércoles a Xinhua Sourabh Gupta, investigador principal del Instituto de Estudios China-América, con sede en Washington.

El experto dio tres razones. Primero, la crisis de COVID-19 es de salud pública, y no una crisis financiera estructural, como la de 2008.

En segundo lugar, la crisis financiera mundial de 2008-09 había “golpeado” al sistema financiero internacional, pero esta vez está “mucho mejor posicionado”, tanto en términos de preparación, incluyendo amortiguadores de capital del sector bancario, como de la disponibilidad de un conjunto más amplio de instrumentos financieros del banco central para combatir una crisis financiera, dijo Gupta.

Finalmente, la tercer razón es que la reserva federal “todavía cuenta con amplias posibilidades en su saldo para poder sofocar a la economía con dinero barato y respaldar el sistema financiero”, dijo.

Según el experto, los activos del balance de la Fed equivalen a aproximadamente el 20 por ciento del PIB de Estados Unidos; para el Banco de Japón, la cifra correspondiente representa el 105 por ciento del PIB hasta ahora.

“Por lo tanto, todavía existe la posibilidad de que la Fed aumente su creación de dinero si desea proporcionar un respaldo a ciertos segmentos del mercado e intermediarios financieros y restaurar la confianza en el sistema general”, dijo Gupta.

Este tipo de generación de liquidez y avivamiento del mercado de activos, que abarca los mercados de acciones, bonos y vivienda, ha estado “directa e indirectamente relacionado con el estancamiento salarial y la crisis de desigualdad de Estados Unidos”, y también tiene “consecuencias perjudiciales en el largo plazo para la salud de la economía, desde el punto de vista de las finanzas públicas”, dijo el experto.

Imagen del 27 de marzo de 2020 de un peatón que porta una mascarilla reflejándose en la ventana de una tienda de Apple cerrada, en Nueva York, Estados Unidos. (Xinhua/Michael Nagle) 

“Pero en lo que respecta al colapso a corto plazo del sistema financiero de Estados Unidos, no creo que de ningún modo vaya a suceder”, dijo.

“Sí podrían deteriorarse, por otro lado, las cuentas externas de algunos mercados emergentes, debido al descomunal papel del dólar estadounidense como moneda de financiamiento más allá de las fronteras de Estados Unidos y sus imprudentes niveles de endeudamiento”, dijo.

Las muertes y los daños económicos causados por la COVID-19 deberían “concentrar igualmente la intención del G20 en mejorar significativamente, dotar de recursos y destacar el papel indispensable de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en esta era de desafíos transnacionales en el campo de la salud pública”, dijo.

“La OMS debería tener tanto prestigio y protagonismo como el FMI dentro del sistema multilateral”, dijo. “Y al igual que el control anual del Artículo IV del FMI de los riesgos financieros y económicos de los países, la OMS también debe realizar una revisión de las capacidades de preparación de salud pública de cada país, por ejemplo, cada tres años”.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com