Coronavirus y acciones: ¿Y ahora qué?

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 40 segundos

Aunque aún no ha pasado lo peor de la pandemia, lo que los inversores no pueden obviar es todas esas respuestas que la crisis que ha desatado el coronavirus en políticas monetarias y fiscales. La reacción positiva de los mercados a todas estas decisiones ha sido positiva, pero de corta duración. Todavía hay mucho miedo a lo que está por venir y los vendedores han vuelto al mercado tras el primer intento al alza apoyado en las medidas propuestas.

Los inversores en ETFs (fondos cotizados) o en CFDs (contratos por diferencia) han podido comprobar en estas últimas semanas las bondades de estos instrumentos financieros para navegar toda esta volatilidad en las acciones. Pero aún pueden seguir disfrutando de estas ventajas en las semanas por venir. Desde un punto de vista económico, se ha visto caer al dólar y los diferenciales de crédito y las expectativas para la inflación suben con las medidas de liquidez de la Reserva Federal.

No en vano, la respuesta fiscal y monetaria en marcha en los Estados Unidos supone cerca del 20% del PIB y aún podría subir más. Son números de guerra, como dicen los economistas, y en guerra estamos, aunque contra un enemigo invisible. Y no descartan más acciones, pero se percibe la disposición de la Fed de hacer más, sobre todo a medida que el epicentro de la pandemia pasa de Europa a EE.UU.

Desde un punto de vista empresarial, donde es más habitual operar con CFDs, conviene recordar que la temporada de resultados correspondientes al primer trimestre está a la vuelta de la esquina y se esperan tiempos complicados. Las previsiones de beneficios para las empresas del índice S&P 500 son ahora del -6% frente al 1% en el mes de febrero. Y para el segundo trimestre han bajado del 35 al -10%.

¿Qué van a hacer las acciones?

La pregunta que se hacen los inversores en CFDs y ETFs es qué pasará ahora o qué van a hacer las acciones. El índice S&P 500 ha subido un 20% desde sus mínimos de 2.192 puntos (23 de marzo) gracias a la reacción inicial ante las medidas tomadas y ante el cierre del primer trimestre. Lo normal ahora es que vuelvan los vendedores al mercado.

Estamos en un mercado bajista maduro y lo normal es que se vuelvan a probar los mínimos de los 2.300-2.400 puntos. Quizás, más. Las medidas implantadas solo se podrán valorar cuando la actividad se recupere, mientras que las malas noticias sobre la pandemia todavía pueden continuar. Por el lado positivo, la Reserva Federal tiene todavía munición para poder disparar más y el pico del Covid-19 podría llegar en un par de semanas.

Da igual si posees ETFs del S&P 500 o CFDs de Facebook, de Netflix o de una farmacéutica como J&J; las preguntas sobre la posible recuperación de las economías y las empresas occidentales no encontrarán respuesta hasta la vuelta de la actividad en Europa y Estados Unidos y los inversores tendrán que sufrir un poco más la volatilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *