Cubrebocas, un elemento auxiliar en la prevención del COVID-19 hacia la Nueva Normalidad: López-Gatell

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 26 segundos

En Palacio Nacional se llevó a cabo la conferencia 87 sobre la situación del COVID-19 en México, en la cual autoridades sanitarias federales reiteraron la importancia sobre el entendimiento en conceptos técnicos como: aplanamiento de la curva epidemiológica; uso de cubrebocas un elemento auxiliar para prevenir contagios.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell mostró una gráfica en la cual se observan las proyecciones matemáticas (elaboradas por el Conacyt) entorno al nivel de contagios acumulados sin intervención (haciendo referencia a la Jornada Nacional de Sana Distancia), con intervención y los observados en el Valle de México, ya que es la zona donde se han concentrado la mayoría de contagios en el país.

Un modelo matemático que predijo al 10 de abril como el día con mayor número de contagios en el Valle de México en caso de no haber existido la Jornada Nacional de Sana Distancia, es decir del 28 de marzo al 10 de abril se habría extinguido la epidemia, pero ello hubiera sido contraproducente porque la cantidad de casos generados en varias semanas o meses hubieran surgido en 12 días “evidentemente hubiera colapsado el Sistema Nacional de Salud”, afirmó López-Gatell.

A pocos días del cierre en la Jornada Nacional de Sana Distancia, el subsecretario de Salud señaló que no existe una disposición general sobre el uso de cubrebocas, ni elementos científicos que demuestren que su implementación como medida sanitaria sea una manera efectiva de prevenir el contagio del virus, y que de usarlo erróneamente el principio de prevención resultaría negativo a la población, “el uso requiere constancia y disciplina”.

Además, tras ser cuestionado sobre las quejas de usuarios en el trasporte público ante un sentimiento de asfixia, mareos y somnolencia por el uso de cubrebocas en el transporte, López-Gatell dijo que “nadie ha muerto de asfixia por utilizar un cubrebocas”, e indicó que sí es probable una mayor concentración de bióxido de carbono en la sangre lo cual provoca los síntomas mencionados anteriormente o un desmayo.

Sobre las personas que no asisten a las unidades médicas por temor a “no salir del hospital”, el subsecretario de Salud puntualizó que hay casos donde los pacientes llegan en un estado leve de la enfermedad, pero por tratarse de un virus que cambia rápidamente, los pacientes se convierten en graves o letales; “no podemos programar el miedo, pero sí orientarlo, canalizarlo y se puede convertir en una señal de alerta que nos proteja”. Finalmente hizo un llamado a la sociedad a continuar con las medidas sanitarias para la mitigación del COVID-19 durante y después de la Jornada Nacional de Sana Distancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com