¡Hacer compras Online! La evolución de los hábitos del usuario

Linio desarrolló un completo análisis sobre los hábitos de compra de los clientes online.

Buenos Aires, noviembre de 2018-. Desde hace más de 20 años, las compras online han revolucionado la industria del comercio, abriendo paso a nuevos hábitos de consumo de usuarios que hoy buscan múltiples beneficios al momento de adquirir un producto.

En este sentido, en el último tiempo el comercio electrónico ha evolucionado en cuanto a la calidad de servicios, ofreciendo mejores oportunidades que generan diferentes cambios en el comportamiento de los consumidores, los cuales se adaptan fácilmente a las nuevas tendencias.

 

¿Cómo han cambiado los hábitos de compras en línea?

Compras sin fronteras

Al principio, el comercio online pretendía facilitar la venta de productos en el ámbito nacional; por ello, los usuarios tenían la oportunidad de obtener productos con el servicio de envíos a domicilio a todo el país. Sin embargo, con la expansión del comercio electrónico, los compradores pueden realizar compras a cualquier lugar del mundo, disfrutando de una experiencia globalizada con el fin de conseguir productos únicos que quizás no se consiguen en el mercado local.

Este no sólo es un hábito que beneficia la adquisición del consumidor, sino que también permite expandir la base de clientes de cada empresa con envíos internacionales. Esto es conocido como Marketplace.

 

Operaciones inteligentes

El concepto inicial de las operaciones online se enfocaba en las transacciones a través de las computadoras; esta sería una tarea fácil de realizar, mientras los clientes se estuvieran en sus hogares o la oficina de trabajo. Pero con la irrupción de los avances tecnológicos, esa dinámica cambió, ya que actualmente los compradores utilizan dispositivos inteligentes como smartphones, tablets y hasta consolas para realizar compras digitales.

 

¿Cuál es el beneficio de esto? 

 Los consumidores pueden ingresar a las aplicaciones móviles en sus dispositivos y hacer transacciones desde el lugar en el que se encuentren las 24 horas del día. Por otra parte, estas aplicaciones cuentan con notificaciones de ofertas en artículos de interés que incentivan las transacciones.

 

Experiencia de usuario

Las compras online dejaron de ser portales de, solamente, “productos que necesitas”. Ahora los comercios digitales invitan a los usuarios a descubrir lo que tienen para ofrecer, sugiriendo artículos de interés cada vez más personalizados.

Este es un atributo que suma puntos en cuanto a la experiencia de usuario, ya que incrementa la confianza de los usuarios al momento de concretar las transacciones.

 

Búsqueda de información

Actualmente, los clientes se involucran con mayor dedicación en la búsqueda de información de los productos que desean comprar. Esto lo pueden hacer gracias a los detalles y características que se publica en la página online. 

Adicionalmente, buscan referencias en la web sobre los artículos de interés. Por ejemplo, si el producto es una consola de juegos, investigan a profesionales de videojuegos y sus opiniones al respecto. Esto representa un avance en cuanto a la información que maneja el cliente, ya que los clientes sienten seguridad al concretar la transacción porque entienden lo que están comprando.

 

¿Cómo influye la confianza en los hábitos de compra?

 

La confianza es de suma importancia para impulsar las compras online, y determina las transacciones futuras de los usuarios. Dado el aumento de negocios por Internet en los últimos años, la confianza aumenta progresivamente en los clientes, al punto de sustituir las compras en tiendas físicas por el comercio digital.

 

¿Cómo se evalúa la confianza?

Esta es valorada por los clientes según las experiencias previas, las opciones de pago rápidas, cómodas y seguras; y la calidad de los productos que se encuentran en el catálogo.

 

Opciones de pago

 

Las opciones de pago se han desarrollado para ofrecer múltiples alternativas a los clientes; permitiendo que cada individuo tome decisiones precisas que le faciliten la adquisición de productos.

En primeras etapas, las tarjetas de crédito, cheques y efectivo eran los medios de pago más populares para hacer compras. No obstante, estos métodos han cambiado por otros más innovadores como los pagos con débito, transferencias, las billeteras virtuales que permiten afiliar múltiples cuentas bancarias, pagos móviles y hasta pagos en efectivo en la puerta de tu casa al momento de recibir el producto (pago contra entrega).

 

Tipo de productos

En un informe publicado por el Grupo Innovación de J. Walter Thompson Intelligence se confirmó que, en años anteriores, la ropa y accesorios eran las categorías protagonistas de las ventas online. En la actualidad, los usuarios han variado la tendencia de compras, siendo los artículos tecnológicos los más adquiridos; entre ellos, los celulares de última generación.

A esto le siguen los electrodomésticos para el hogar, suplementos deportivos, productos de belleza, videojuegos y libros.

Experiencia de usuario

La experiencia de usuario se conforma por múltiples elementos que van desde el proceso de compra online en general, hasta la cantidad de categorías que este tiene para buscar sus productos favoritos. Entre estos elementos se encuentra el diseño web de la página o aplicación móvil. Por eso, los clientes se concentran en encontrar páginas atractivas que ofrezcan procesos más intuitivos que les faciliten las operaciones.

Y, además, otro factor a tener en cuenta es el tiempo de espera. A medida que pasa el tiempo, los compradores desean tener en sus manos las compras realizadas lo más pronto posible, manteniendo como expectativa máxima dos días de espera.

El consumidor argentino

La Argentina es uno de los países con mayor tradición en comercio electrónico en la región y hábitos muy estables. El 54% de los usuarios de internet realizaron una compra en los últimos seis meses, el 35% compra al menos una vez al mes y un 11% compra una vez por semana. En cantidad de transacciones realizadas, “Moda” es la categoría más importante, incluso más que la electrónica.

El futuro del comercio electrónico en América Latina

En la Argentina, en un marco de caída general del consumo, el comercio electrónico local fue la excepción: logró crecer durante 2017 un 52% respecto al año anterior y tuvo una facturación de $156.300 millones. Este año se esperan volúmenes similares, con crecimientos abismales en toda la región.

El acceso y uso del internet seguirá su crecimiento y con ello, la diversificación de los perfiles de usuarios, que genera más desarrollos de mercados cada vez más de nicho.