Che Picadas, la esquina de MDQ que atrae a paladares gourmet y celebrities

che2

Se sabe: no siempre todo es lo que parece. Y “Che Picadas” da fe de ello. Quienes nunca visitaron este clásico lugar de Mar del Plata, podrían creer que se trata simplemente de un bar (uno más) en el que se sirven, claro, picadas.

Pero descubrir este pintoresco local ubicado en Olavaría 3199, esquina San Lorenzo, es encontrarse con una amplia y variada carta que incluye 40 “picadas” (sólo por llamarlas de alguna manera), que en realidad van mucho más allá de una clásica degustación de quesos y fiambres, porque todas ellas vienen acompañadas de diferentes y exquisitas tablas calientes, que es lo que hace la gran diferencia.

Verdadera exhibición de cocina gourmet, hay propuestas para todos los paladares. Como detalla Claudio Ferro, dueño de este imperdible point, “ahí te encontrás con los platos típicos de cada país. De acuerdo a tu gusto, podés elegir la que trae mariscos, por ejemplo. Pero también está la española; la alemana; la mexicana, que viene con tacos; la suiza, que es una fondue; y hasta una que trae asado”.

che

“Che picadas” se destaca también por la cuidada atención de sus clientes y, muy especialmente, por su ambientación. Esta esquina que este verano cumplió sus primeros diez años, y que todas las noches es visitada por celebrities, exhibe en sus paredes más de 300 antigüedades, con algunas perlitas. “En la entrada tenemos una Siambretta modelo 46’ y una bicicleta italiana de la década del 50’. Y arriba del cartel una moto alemana de la década del 30’”, dice Ferro, y asegura que “te garantizo que cualquier persona que venga a cenar, no se olvida más de este lugar”. Con una sucursal en Palma de Mallorca, en España, que lleva el mismo nombre, este local abre todos los días, y durante todo el año.

Y si bien siempre trabaja muy bien, en estos meses de verano conviene llegar temprano para conseguir mesa. Porque al menos hay una que ya está ocupada todas las noches: pegados a una ventana, siempre están sentados allí Julio Cortázar y el “Che” Guevara. “Son dos esculturas a tamaño real que hizo un artista marplatense. Es algo que se me ocurrió porque Cortázar fue un gran admirador del “Che”, pero nunca llegaron a conocerse. Y cuando Guevara fue asesinado en Bolivia, él le dedicó un poema. Entonces generé este encuentro donde Cortázar pudiera leerle al “Che” ese poema”, explica Ferro. Un detalle lleno de magia. Como “Che Picadas”.

Informes: ChePicadas | @ChePicadasMDQ

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com