Café Fundador, el caso de éxito de una empresa familiar


Una empresa familiar que 30 años atrás tenía una dinámica hoy puede crecer y mantenerse. Las claves: profesionalismo, calidad y cuidado de las relaciones.

En la ciudad de Buenos Aires se inició Café Fundador una compañía que lleva el nombre elegido por sus fundadores quienes a principio de los ´80 se inspiraron en un brandy de moda en España. Hoy la compañía es líder en la importación, elaboración y comercialización de cafés finos 100% variedad arábiga de la más alta gama y sus productos se puede disfrutar a nivel nacional.

Con primeras y segundas generaciones al mando, Café Fundador ha sabido sobrellevar los escollos coyunturales y adaptarse a los cambios que la industria dispone consolidándose como un modelo ejemplar. Sobre las empresas familiares hay un preconcepto poco feliz que indica que la ligazón familiar atenta contra el profesionalismo y la seriedad.

Al mismo tiempo, algunos sondeos indican que el 60% de las firmas de este tipo no sobrevive a la primera generación y menos del 20% llega a la tercera. Empresas como Café Fundador o el caso de Paladini (o Sinteplast) por ejemplo demuestran todo lo contrario.

Los criterios de autoridad, prestigio y control y el advenimiento de las expectativas personales y la innovación conviven en armonía y son componentes claves para sostener un camino de éxito. Para prosperar y no sucumbir ante los cambios del mercado y las emociones puestas en juego, empresas como Café Fundador se han mostrado conscientes de este proceso y buscan permanentemente reinventarse respetando sus orígenes.

Hablar de emociones en el ámbito empresarial es poco común, sin embargo en el caso de las empresas conformadas por representantes de la familia, constituyen un valor esencial. Así, desde Café Fundador comentan que trabajan responsablemente en el cuidado de sus vínculos. Participan de actividades de couching en los 3 aspectos más importantes de la empresa: El directorio, la gestión de las distintas áreas y la relación entre la 1º y 2º generación. De esta manera las relaciones y objetivos de la compañía logran alinearse y sobre todo, comprenderse.

Y sostienen, “La historia nos habla de un legado de calidad total, ética en los negocios y profesionalismo, valores que compartimos y que sostenemos cada uno de los miembros que componemos esta compañía a la que apostamos con espíritu de familia”.

Informes: www.cafefundador.com

Anuncios
Salir de la versión móvil