Se agotan los recursos de América Latina para combatir la COVID-19

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 22 segundos

La enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19) ha afectado de manera significativa los recursos económicos de los países latinoamericanos, lo que ha llevado a que algunos busquen préstamos en el exterior para hacer frente a la pandemia, la cual, según la Organización Mundial de la Salud, ha hecho su nido en la región.

En Brasil, con 411.821 enfermos y 25.598 muertos, el estado de Sao Paulo, el foco de la COVID-19 en el país, anunció la extensión de la cuarentena y de medidas de aislamiento social hasta el 15 de junio, aunque a partir del próximo lunes se iniciará una fase de flexibilización de las restricciones en algunas actividades económicas.

El coordinador del equipo especial de combate al coronavirus en Sao Paulo, Dimas Covas, afirmó que la cuarentena iniciada el 24 de marzo evitó la muerte de unas 65.000 personas, con base en cálculos matemáticos sobre la evolución de la pandemia en esta región.

En tanto, el gobierno brasileño anunció que buscará un préstamo en el exterior por casi 4.000 millones de dólares para sufragar los gastos de la ayuda de emergencia concedida a millones de trabajadores informales durante la pandemia.

Por lo pronto, Brasil perdió 860.503 empleos formales en abril pasado en el contexto del nuevo coronavirus, la mayor pérdida mensual en la serie histórica iniciada en 1992, informó el Ministerio de Economía.

En Chile, con 82.289 casos y 841 decesos, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, anunció que se extenderá la cuarentena total en la región Metropolitana, que debía finalizar el 29 de mayo, lo que implica aislar a unas siete millones de personas.

Afirmó que “la realidad (de la pandemia) es mucho más poderosa que cualquier simulación”, con lo que desestimó los pronósticos realizados en un principio sobre el comportamiento del virus en Chile.

Frente a este escenario, sostuvo que se tiene “que navegar con una brújula basada en datos reales y en las proyecciones de corto plazo” que se puedan hacer.

En Argentina, con 13.933 casos y 500 decesos, la ciudad de Buenos Aires presentó un nuevo centro de aislamiento para atender a personas desamparadas que padecen la enfermedad.

Trabajadores elaboran mascarillas N95 en la compañía de productos para seguridad industrial Delta Plus Argentina, en la localidad de Quilmes, en la periferia sur del Gran Buenos Aires, Argentina, el 26 de mayo de 2020. (Xinhua/Martín Zabala)

El predio Costa Salguero, que acogió las reuniones de jefes de Estado del Grupo de los 20 (G20) realizadas en diciembre de 2018, se acondicionó para albergar un máximo de 798 personas en situación de calle que tengan síntomas de la COVID-19.

El jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, expresó que será utilizado para el aislamiento de contagiados leves, que no requieran atención hospitalaria y que terminan siendo la gran mayoría de los que se contagian.

Ecuador, con 38.103 contagios, 3.275 muertos y 3.700 recuperados, relajará desde el próximo 1 de junio el confinamiento social para reactivar la dolarizada economía local y evitar la pérdida de más empleos, anunció la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

La funcionaria indicó que la situación actual del país es distinta a la del 16 de marzo pasado, cuando el gobierno declaró el estado de excepción en todo el territorio ecuatoriano para contener la transmisión del virus.

Por tal motivo se modificarán las restricciones en el esquema se semáforo epidemiológico por colores (rojo, amarillo y verde) que rige en la nación y los ecuatorianos podrán tener mayor libertad para salir a la calle.

Recalcó que desde el 1 de junio se reanudarán también los vuelos comerciales nacionales e internacionales con el 30 por ciento de frecuencias en todos los aeropuertos del país, excepto en el de Guayaquil, que operará el 15 de junio.

En Colombia, con 24.104 enfermos y 803 fallecidos, el alcalde de la ciudad de Cartagena, William Dau, anunció que se aumentarían las medidas de sanidad tras los aumentos considerables de contagios y muertes por la COVID-19.

“Se van a revocar muchas de las autorizaciones que ya habían sido expedidas, y en este momento nuestro departamento jurídico está revisando todas las normas expedidas para ver qué (medidas) se van a tomar, pero quiero anticipar que vamos a tomar medidas drásticas, limitando la salida de un solo dígito de cédula (identificación) al día”, declaró.

Además, el gobierno colombiano anunció que suspendió los medicamentos de Hidroxicloroquina, Cloroquina o Azitromicina de la lista de medicamentos para enfrentar la COVID-19, acción que también incluye el retiro de la recomendación de usar el antiviral Lopinarvir/Ritonavir.

En Honduras, con 4.401 positivos, 188 muertos y 493 recuperados, decenas de trabajadores de la salud se han organizado en pequeños grupos para visitar casa por casa a familias enteras y realizar pruebas rápidas de coronavirus y educar sobre la enfermedad.

Se ha dado mayor énfasis en la ciudad de San Pedro Sula donde se reporta más del 60 por ciento de los casos de la COVID-19.

Una de las encargadas de las brigadas médicas dijo que se pretende llegar a la población más vulnerable y que se implementa el factor de educación familiar para que se conozca más sobre la pandemia.

En Costa Rica, con 984 contagios y 10 muertos, el ministro de Salud, Daniel Salas, informó que el principal riesgo sanitario para el país en este momento es la situación en Nicaragua, donde la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado que hay transmisión comunitaria, riesgo 4.

“Nosotros no hemos alcanzado ese estatus de transmisión comunitaria, y por eso yo insisto en que tenemos que seguir concentrados también en nuestro trabajo, en lo que podemos lograr”, dijo.

“Existe también una enorme responsabilidad de nuestra población. No es falta decir que la responsabilidad no es solo nuestra, existe responsabilidad de cada familia, de cada persona”, añadió el ministro.

Finalmente, en República Dominicana se reportaron 15.723 casos y 474 fallecimientos, mientras que en Cuba hay 1.974 infectados, 82 decesos y 1.724 recuperados.

Trabajadores de seguridad verifican la temperatura corporal de personas antes de ingresar a un centro comercial en el primer día de reapertura comercial en la ciudad en medio del brote de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19), en Brasilia, Brasil, el 27 de mayo de 2020. (Xinhua/Lucio Tavora)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *