Alberto Tarantini “Fui un Gil” en La Botica del Ángel

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 40 segundos

Los tangos de Enrique Santos Discepolo – En La Botica del Ángel, miércoles 21 hs. Luis Sáenz Peña 541.

Sinopsis: Espectáculo unipersonal teatral-cantado, basado en los poemas que Enrique Santos Discépolo creó para sus tangos, perfecta conjunción de música y letra. El espectáculo se refiere a la historia del personaje creado por Enrique Santos Discépolo, típico del grotesco criollo, volcado hacia adentro, que sufre y se ríe de su propio sufrimiento, que es honesto y por eso es menospreciado, que se pelea con Dios pero no lo abandona, que siempre espera aunque es traicionado muchas veces, que nunca pierde la ilusión, que en definitiva es un “gil”, y también se refiere a la historia de Discépolo mismo, su orfandad, sus penurias amorosas, y la discriminación que sufrió de parte de sus pares por haber tomado partido en política sin estar preparado interiormente para soportarlo.

Alberto Tarantini, proviene de una familia de músicos. Su padre dirigía una orquesta de tango, donde la madre era cancionista; (y también tenían “una jazz”, como se decía en la época). De chico no sólo se acompañaba para cantar con la guitarra, sino que estudió bandoneón y más tarde llegó a tocarlo en público. Fue baterista por muchos años, y cuando otros avatares lo alejaban de la música, siempre conseguía llevársela en la valija: estudió en la Universidad de Harvard un postgrado en Economía y simultáneamente cursó en la Harvard School of Music. De sus años de percusionista -su período más prolongado como músico profesional-, recuerda al principio la batería en los varios y fugaces grupos de rock adolescente, el muy barrocamente llamado Albatros Almicantarat, que compartió con Osvaldo Caló, temporadas con el grupo neo-tanguero Contramano, y su paso como baterista de Mirta Defilpo, o de Pipo Pescador (con él también fue bandoneonista).

Cultivó además la percusión en música antigua, en el grupo Flauta de Pan, o en el prestigioso Danserye, donde cantaba Víctor Torres. Batería había estudiado con José Correale, y percusión con Antonio Yepes, en la APO. Decidido a regresar e instalarse definitivamente en Buenos Aires, todos sus pasos fueron llevando a su primer disco como cantante, que se llamó “Jazzy” (2010). Su segunda producción fue el disco doble “Gershwin y Piazzolla” (2012), que presentó con éxito en el ciclo Piazzolla del Festival de Tango de la Ciudad de Buenos Aires. En 2014 grabó el CD “Tributo a Cole Porter” con acompañamiento de big band, y en 2015 “Alberto Tarantini canta a Enrique Santos Discépolo”, con orquesta de cuerdas, maderas y arpa, siempre en colaboración con el maestro Juan Carlos Cirgliano. Estudia canto con Malvina Parnas.

Ficha Técnica: Dirección y Arreglos musicales de Juan Carlos Cirigliano (Música grabada su orquesta de cámara de 20 músicos). Bocetos escenográficos inéditos de Eduardo Bergara Leumann Puesta en escena de Sebastián Raffa Datos de Contacto: Información, pedido de notas, fotos para prensa, y acreditaciones para el espectáculo en La Botica del Ángel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *