Actividad Física antes, durante y después del Embarazo

Realizar actividad física en las distintas etapas de nuestra vida es saludable, pero cuando un  hijo es el deseo más hondo  puede  resultar fundamental.

 

La búsqueda de un hijo comienza con el deseo de sus padres de formar una familia, sin embargo, se calcula que alrededor del 10% de las parejas del mundo, presentan problemas para concretar el embarazo. La fertilidad tiene relación con lo físico y lo psicológico. El primer paso para acercar a la pareja a la concreción de este deseo es: el bienestar.

La actividad física no sólo reduce la ansiedad y mejora el estado de ánimo, además tiene efectos benéficos sobre el sistema respiratorio, cardiovascular, muscular y endocrino. Si el cuerpo funciona mejor es capaz de realizar mayores logros. La actividad corporal favorece la regulación metabólica, aumenta la capacidad de concentración y relajación, controla la presión arterial, regula el equilibrio de la glucemia y mejora la circulación ¡Mantiene al cuerpo en mejor estado general! En conclusión, será saludable para la concepción, contribuirá al bienestar de la mujer durante el  embarazo, el parto  e incluso posterior al mismo.

El embarazo requiere un equilibrio físico y emocional. Por lo tanto, los cambios que surgen necesitan una atención especial, una actividad integral y continua. La mujer de hoy, activa y multifacética, desea mantenerse en movimiento desde el inicio de su embarazo. Por ello, las actividades corporales son una buena opción. Por supuesto, siempre que no exista contraindicación médica y tomando las precauciones necesarias.

Los músculos del pecho, los abdominales, aquellos de la cavidad pelviana y los dorsales serán los más exigidos en esta etapa. El crecimiento de los senos y del abdomen genera un peso desigual, el centro de gravedad del cuerpo erguido se va  desplazando. Si estos músculos mencionados no se fortalecen, obligarán a un cambio de postura que tendrá como consecuencia fuertes dolores de columna. Se necesita ejercitación para adquirir una buena alineación. Siendo necesario incorporar a la rutina diaria fundamentalmente ejercicios posturales.

El trabajo con distintos elementos como bastones, barras, pelotas de diferentes tamaños, bandas, y los ejercicios variados ayudarán a la mujer embarazada a sentirse mejor. Hay actividades sumamente saludables como las caminatas o las salidas aeróbicas. La gimnasia, el aquagym y la natación son un aporte importante para fortalecer la musculatura, mejorar la movilidad de las articulaciones y la postura, entrenar la respiración y relajarse. La respiración jugará un rol fundamental a la hora del parto, y la relajación dará un aporte valiosísimo al bienestar general de la mamá, el bebé e, incluso, del papá.

Realizar actividad corporal y ejercicios específicos, permitirá una  preparación integral, para el momento más importante: La llegada de un hijo al mundo.

 Información brindada por 

 Por Lic. Mariela Villar

Directora EMBARAZO ACTIVO©

www.embarazoactivo.com

Instagram https://www.instagram.com/embarazoactivo/

 

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: