A tu aire por Flavia Tomaello

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Hay detalle e inspiración. Reverencia por el hacer. Distinción en la edición que sólo se termina con la última puesta a punto hecha del principio a fin a mano. Eso es Eolia, el arte puro del handfan.

La historia del abanico se remonta al imperio egipcio. Era un artilugio de gran envergadura solo utilizado en ceremonias. La cultura griega imitó a la egipcia en su uso, tales abanicos eran bastante diferentes del concepto que hoy en día tenemos.

El primer abanico plegable tal como lo conocemos hoy en día fue inventado por un chino en el siglo VII inspirándose en el mecanismo del ala de un murciélago. En Europa se conoce desde el siglo XV desde que los portugueses lo trajeron desde sus rutas comerciales al lejano oriente.

En el siglo XVIII se crea la Real Fábrica de Abanicos la cual convirtió a España en uno de los primeros productores de abanicos del mundo, rivalizando con italianos y franceses.

En un principio, el abanico fue de uso tanto del género femenino como masculino, llevando los hombres pequeños ejemplares en el bolsillo. Y unos de mayor tamaño llamados abanicos de pericón, propios para el baile flamenco. Sin embargo, su utilización se vuelve exclusiva de las damas a principios del siglo XX llegando hasta nuestros días, aunque hoy día se puede ver a hombres abanicándose si bien sigue siendo mayoritario en las mujeres. Al parecer estas llegaron a ser tan diestras en el uso de este artefacto que llegaron a inventar todo un «lenguaje del abanico» consistente en que según la posición en la que se situaba o el modo de agarrarlo se estaba transmitiendo un tipo de mensaje u otro.

Abanicos de diseño

Vientos. Está hecha de piedra púrpura brillante y en sus lados hay precipicios escarpados plagados de cuevas donde, de vez en cuando, sale una ráfaga de aire que suena como un órgano de tubos. La isla se desplaza alrededor de América, y está conectada a la tierra a través de un delgado puente de hielo que brilla a la luz de la luna. Tiene muros de bronce que rodean los hermosos jardines evocando las cuatro estaciones del año. La historia de Eolo, la isla mágica y la bolsa que contiene los vientos es una historia muy conocida del famoso poema épico griego escrito por Homero en el siglo VIII a.C.: La Odisea.

Con la idea de instalar en Argentina el tan conocido abanico de mano (handfan) como un objeto de diseño a la par de cualquier accesorio de moda, la marca EOLIA resignifica su utilización y también su estructura.
De la mano de Paula y Soledad, egresadas de la carrera de diseño gráfico en la UBA, además de ejercer su profesión desde hace más de 25 años, cada una dirige las marcas de diseño: Sol D joyería (accesorios) e Hilaria (iluminación), dieron vida a estos nuevos abanicos están realizados uno a uno a mano, en madera, tela y cuero.

Diseñados y fabricados enteramente en Argentina, con materiales nacionales.

De estética simple y natural, se lanzaron al mercado en esta Primavera/Verano 2021 con una paleta de 16 colores. Neutros que combinan con todos los looks; oscuros, bien clásicos y elegantes, los intensos que
no pasan desapercibidos y los flúo que hoy son tendencia.

Para todos aquellos que quieran disfrutar esta temporada en la ciudad, pileta o playa es un accesorio ideal. ¡Y son unisex!

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: