Arranca el verano: 8 consejos para evitar el fotoenvejecimiento

bioesthetics

El envejecimiento cutáneo se divide en dos procesos diferentes; el intrínseco (o cronológico) y el fotoenvejecimiento. Otros factores que determinan el envejecimiento de nuestra piel tienen que ver con nuestras características genéticas, nuestros hábitos alimenticios y el consumo de tabaco.

El envejecimiento cronológico es universal (ocurre de la misma manera en la piel de todo el cuerpo) y depende del paso del tiempo. La piel lentamente va perdiendo sus funciones (de barrera, reparación del ADN, hidratación, respuesta inmunitaria, producción de vitamina D, etc.), pierde la elasticidad y se recupera con mayor lentitud después de las lesiones.

El fotoenvejecimiento es el daño crónico inducido por los rayos ultravioletas y es responsable de la mayoría de los cambios de la apariencia de la piel asociados con la edad. Se caracteriza por sequedad, pigmentación irregular, arrugas finas y surcos profundos, decoloración amarillenta, ausencia de elasticidad, telangiectasias (o capilares dilatados), comedones, aumento del tamaño de las glándulas sebáceas y fotocarcinogénesis (lesiones precursoras de tumores o tumores propiamente dichos). Lo más importante es que puede prevenirse.

“La fotoprotección diaria, sobre todo en la piel que está expuesta todo el año a los rayos uv como cara, cuello y manos, es un factor determinante en la prevención del envejecimiento cutáneo. Los protectores solares deben ofrecer protección contra los rayos UVB y UVA y ser cosméticamente aceptables. Pueden ser preparados como geles, emulsiones o cremas y contener además componentes con propiedades calmantes como la manzanilla y el aloe vera” comenta la Dra. Daniela Sánchez, responsable médica de Bioesthetics, uno de los centros pioneros en tratamientos de belleza no invasiva.

Algunos consejos para cuidar la piel del sol:

  1. Aplicar los protectores solares de 30 a 60 minutos antes de la exposición solar para que los ingredientes activos se unan a la piel.
  2. No olvidar las zonas como orejas, escote, manos y pies, si van a estar expuestas.
  3. Evitar el sol entre las 10 y las 16 hs.
  4. No exponer a los niños al sol directo hasta los 6 meses de vida y hasta los 3 años protegerlos con ropa de algodón, sombreros y FPS superior a 15.
  5. Evitar el bronceado intencional (natural o por cama solar) ya que esto representa un mecanismo de defensa de la piel ante la agresión de la radiación ultravioleta.
  6. Buscar sombra cuando se está al aire libre.
  7. Programar las actividades al aire libre para las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde (de fundamental importancia a tener en cuenta en colonias de verano y clubes de deportes para niños).
  8. Utilizar indumentaria adecuada (ropa de algodón, sombreros de ala ancha y anteojos oscuros).

Comments

comments

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: