3 Creencias limitantes que nos impiden sentir ABUNDANCIA en nuestra vida y hacer crecer nuestra cuenta en el banco*

2 min


118

Por Mariana Pulella

Por un lado, existen personas que no ven las oportunidades, que creen que todo está perdido, y por otro, hay personas que se animan a emprender aún en contextos difíciles. Y estamos hablando del mismo país.

Por lo tanto, esto demuestra que tener o no dinero, no está asociado con lo que ocurre allá afuera, sino adentro de cada uno. Por eso, primero, antes de querer hacer un cambio, en este caso relacionado con generar más ingresos, tenemos que descubrir qué pensamos del DINERO.

¿Lo rechazamos? “No me gusta hablar de dinero”

¿Lo ignoramos? “Para mi el dinero no es importante”

¿Lo odiamos? “Prefiero ser feliz y tener salud, antes que tener dinero”

Esto que resulta cotidiano, porque el 95% de la población lo dice, es lo que condiciona a ese mismo porcentaje a crear una vida abundante.

Empecemos por lo importante, entonces ¿Qué son las creencias limitantes?

Las creencias limitantes son las que modelan nuestra forma de pensar. Se incorporan a nuestra vida cuando somos pequeños, de las personas que nos rodean, como padres, abuelos, tíos, hermanos, maestros, amigos, de lo que escuchamos de ellos, lo que nos dicen, de sus comportamientos, de lo que vivenciamos e incluso de lo que vemos, como series y películas. Las adoptamos como verdades absolutas y no las cuestionamos. Si de pequeña te dijeron “Nosotros no podemos darnos lujos”, vas a crecer creyendo eso.

Por supuesto, todo se instala a nivel subconsciente. Cuando sos adulta, esa creencia te hace actuar de una determinada manera. En este caso cómo “creés” que no podés darte lujos, por eso, cada principio de mes cuando cobres tu sueldo, lo vas a hacer desaparecer de tus manos, y no vas a entender cómo te quedaste sin dinero el día 3 del mes. Lo que ocurrió allí es que, necesitaste reafirmar tu creencia, por eso, pagaste todas las tarjetas de crédito, el alquiler, compraste comida, etc., y te quedaste sin dinero para darte “lujos”. Pero vos pensas que no te alcanza porque “el país está mal”; entonces, no solo estás reafirmando la creencia de “no puedo darme lujos”, sino también la de “el país está mal”.

Creés que la solución a todo está allí afuera, cuando en realidad, para cambiar tu vida, primero tenés que cambiar tu manera de pensar, o sea, tus creencias limitantes.

Hoy te voy a dejar 3 frases que repetís, y te alejan de la vida abundante que te mereces.

  1. “No me gusta hablar de dinero”
  2. “Para mí el dinero no es importante”
  3. “Prefiero ser feliz y tener salud, antes que tener dinero”

Si las analizamos, nos encontramos con que:

  1. El dinero tiene que gustarte, porque si no te gusta no vas a tener. Por otro lado, manteniéndolo como tabú no ganas nada, ya que todo en este mundo se paga con dinero, y familiarizarte con este concepto va a beneficiarte.
  2. El dinero no es importante cuando lo tenés, sino cuando no lo tenes. Lo necesitás para vivir, para alimentarte, para vestirte. Si no, ¿cómo se explica que trabajes horas inhumanas para conseguirlo?
  3. Me animo a decir que sin dinero no podés alimentarte de manera saludable, no podés tener una prepaga que te garantice una buena atención, no podés llevar a lugares donde quieran ir tus hijos, no podés comprarte lo que te guste, no podes estar en paz… Por lo tanto, también necesitás el dinero para ser feliz y tener salud.

Mi recomendación es, en primer lugar, reconocer estas creencias en vos y, en segundo lugar, amigarte con el DINERO. ¿Sabés por qué? Porque TE CONVIENE.

Anuncios

Like it? Share with your friends!

118

What's Your Reaction?

fun fun
10
fun
geeky geeky
6
geeky
love love
30
love
lol lol
33
lol
omg omg
23
omg
win win
13
win