Nicolás Maiqués: “Somos “Los Simpson” del Teatro”

rd Sor Sofia (Nicolas Maiques)

Producida por “Escena catorce” y bajo la dirección de Carlos Kaspar, “Chicos Católicos” presenta su séptima temporada en el Teatro Metropolitan City. Con Juan Guilera, Nicolás Maiques, Juan Paya, Emyliano Santa Cruz y Agustín Sierra en elenco, la obra se consagra como un clásico de la comedia en calle Corrientes. En exclusiva para LATAM Noticias charlamos con Nicolás Maiqués, uno de sus protagonistas y pionero en el proyecto.

 

Por María Montserrat Clemente – @missmonse

 

¿Esperabas que “Chicos Católicos” alcanzara una séptima temporada?

Más que esperar…lo deseaba. Pero como creer, yo creí que iba a durar 6 meses. Hoy en día las obras no duran mucho en cartel y 6 meses es un buen tiempo. Sobre todo porque en el teatro en el que arrancamos se hacían contratos de 3 meses y habíamos hecho dos. Y de golpe este es el sexto año. Nunca imagine esto. Y sobre todo nunca imaginé que yo como actor pudiera contar una misma historia durante tanto tiempo y no aburrirme. Uno quiere contar cuentos diferentes y cambiar de personasjes todo el tiempo. Pero ahora estamos sólo los fines de semana y tenemos todo el resto de los días para contar otros cuentos.

 

¿Qué cambios hay en esta temporada con respecto a las anteriores?

La obra va mutando por naturaleza. En 2015 se fueron dos actores y vinieron dos nuevos. Se incorporó Emiliano Santa Cruz en lugar de Darío Barassi y Agustín Sierra en lugar de Emanuel Arias. Ahí empezamos a ensayar desde 0. Ellos proponían y había que amoldarse. Un elenco teatral es muy comparable con el fútbol, sobre todo por el espíritu de equipo. En esta obra de humor, donde hay gags, también hay roles. Entonces hay que saber ser generoso, considerado, compañero, respetar los tiempos del otro y trabajar en equipo. En definitiva, hay que saber pasar la pelota a tiempo, para que el otro pueda recibirla bien, patearla con fuerza y meter el gol que acá seria el remate que es lo que genera la risa del público. Pero entonces el gol lo metimos todos, así que en ese momento se le va el complejo de inferioridad al que no hizo reír porque hiciste reír vos.

En el grupo todo se volvió coral. Otro cambio que hubo fue la incorporación de “Sofía”. Yo hago de una monja que en principio la hacía española y ahora la hice “Sofía” que es un personaje mío que vengo haciendo hace rato. Empezamos grabando videos cortos para youtube, y después para la Fan Page de la obra. Ella hace el spot de la obra y también la locución. Durante el 2015 hice un programa en “Los 40 principales” y también ella era parte. La gente empezó a darle entidad. Entonces cuando anunciamos los cambios, todos pedían que se incorporara “Sofía” y justo ese era el cambio. La escena es la misma pero con la esencia de ella y en lugar de usar palabras españolas están las suyas. Nunca cambiamos la historia, pero le agregamos cosas nuevas.

 

En cuanto a los roles del grupo, ¿hay un lugar asignado para cada uno?

Juan Guilera tiene una belleza convencional y por ende es quien hace del “chico lindo” del grupo. Pero a su vez, no tiene miedo a romper la pose de galán. Al contrario, le encanta jugar con eso, entonces logró hacer humor. Así que tenemos un galán que hace reír lo cual es maravilloso. Salió del lugar común porque le gusta romper con ciertas estructuras. Los actores bellos generalmente piden salir del lugar en el que los ponen. Por ejemplo, Isabel Macedo es una comediante fabulosa pero casi siempre la llaman para hacer de “mala” porque tiene una intensidad tremenda para eso. Sin embargo, es una excelente actriz de comedia.

Yo siempre digo que no soy actor sino portador de cara… (risas) A mí me encanta variar pero mi cara es neutra y la puedo moldear y así como Juan Guilera no tiene problema en afearse con su belleza convencional yo tampoco tengo problema en hacer más particular aún mi cara. Me gusta jugar con la cara, esta es una obra que lo permite y lo agradece.

Pero una vez hice “El espejo”, una comedia musical. Más que comedia, era drama. Allí fui nominado a los premios Hugo como mejor actor de comedia musical y me halagó el hecho de que fuera con un drama y no con una comedia. Era una obra en la que yo lloraba todo el tiempo y tenía que cantar desde el llanto.

 

¿Qué técnicas utilizás a la hora de actuar? ¿Recurrís a la memoria emotiva?

No soy partidario de la memoria emotiva, sí de la memoria gestual. Me gusta imaginar cómo soy yo cuando lloro o cómo me gustaría verme llorando si fuese espectador.  Actuar es jugar, es mentir, es manipular tus gestos, tu voz, tus matices para provocarle al otro determinados sentimientos y emociones. Y si recurrís a un recuerdo triste te salís de la escena y no podés compenetrarte, y sentir como si lo estuvieras viviendo en el aquí y ahora sino que te vas y tampoco podes disfrutar y vivir ese momento. Conectarte con esa situación en particular, compenetrarte y jugar ese juego que se te propone más allá de si eso te pasó o no en tu vida real es clave. Además en el teatro tenés que repetir muchas veces una misma escena, así que es totalmente contraproducente y muy poco saludable recurrir a un recuerdo porque además se gasta.

 

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser actor? ¿Quienes te iniciaron en el mundo del teatro?

Desde que tengo uso de razón siempre quise actuar. A los 11 años empecé a trabajar como actor y no paré hasta ahora. Yo vivía en Hulingham cuando era pequeño y realicé mi primer curso con Néstor Sacco. Después hice muchos otros, pero definitivamente el que me marcó fue el que hice con Elizabeth Remesnitzky, hoy directora de “Red Artística”. Ella ya no da más clases pero su curso era muy completo. Dirigíamos con grupos de actores, hacíamos composición y creación de personajes, escribíamos monólogos de diferentes tipos, realizábamos interpretación a través de la canción. Yo también canto y considero que uno puede ser multitarea, no hay por qué elegir una cosa o la otra. Hasta ahora mis trabajos actorales estuvieron vinculados en un 99 % a la música. De hecho en “Chicos católicos” tenemos canciones como: “La cumbia de Román”, “El himno a la joda”, “Un río de birra” y hasta en un momento yo canto el “Ave María” en soprano.

 

¿Quién escribió el libro de la obra?

La obra la escribió Juan paya con aportes míos. Después, cada uno le agregó en los ensayos su impronta personal. Y también durante las funciones surgen cosas que se incorporan y quedan. Si surge algo nuevo, fresco y repentino que generó humor eso va desplazando a algo anterior o viejo, le abre lugar y esos son los cambios.

 

¿Qué nivel de repercusión alcanzó “Chicos católicos? ¿Cómo te sentís al respecto?

Mucha gente repite la obra. Hay mucha gente que la vio más de 20 veces, lo cual me sorprende violentamente. Vuelven con los amigos, los primos, los tíos, los abuelos…se saben la letra de memoria. Se volvió un clásico. Lo digo un poco en broma pero siento que somos “Los Simpson” del teatro…(risas) La diferencia es que “Los Simpson” son gratis. Acá hay que pagar una entrada. Por esa razón no aumentamos el precio del año pasado a este, para colaborar económicamente con la situación. Sin tocar la política, Argentina es un país que siempre está en crisis. Por eso estamos tan agradecidos y tan contentos de vivir todo esto. El público responde de una manera que te hace sentir afortunado. Te encontrás con esas risas, con esos aplausos y decís: “¡Qué placer entretener a la gente…Qué suerte que lo sigo haciendo!”

 

¿Tenés también la suerte de vivir del teatro?

Desde los 11 años vivo del mundo del espectáculo y doy fe de que se puede. Como dice la frase “Persevera y triunfarás”. No hay que quedarse en la comodidad de que te convoquen, sino generar cosas. En mi caso yo no genero porque no quiero esperar a que me convoquen sino que lo hago porque me encanta. A veces es agotador el rol de productor, pero tiene su encanto. Elegir qué cuento contar y qué personaje hacer en ese cuento. Tener incidencia en cómo hacerlo. Cuando sos el dueño de tu proyecto tenés tantas libertades que es un placer. Estoy feliz de que nuestra producción, con Juan paya, sea un éxito y no sólo porque venga gente a vernos sino porque disfrutamos totalmente de hacerlo. Y cuando el otro la pasa bien, nosotros también.

 

“Chicos Católicos” se presenta todos los viernes, sábados y domingos a la medianoche en el Teatro Metropolitan City (Av. Corrientes 1343, CABA). Entradas a la venta por PlateaNet https://www.plateanet.com/Obras/chicos-catolicos–apostolicos-y-romanos y/o en la boletería del teatro.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com