Pages Navigation Menu

Expresión innovadora

ZChess Clock

Compartir la mesa

Las Estaciones Saludables invitan a acercarse y aprender más sobre la comensalidad a través de charlas abiertas y actividades al paso a cargo de nutricionistas que detallarán la importancia de compartir la comida alrededor de la mesa, así como darán consejos para un sano ambiente al momento de alimentarse. El acto de comer para los seres humanos implica mucho más que el simple hecho de ingerir alimentos, es el momento en el cual se establecen y refuerzan las relaciones que sostienen a la familia y a la sociedad. La mesa es el espacio simbólico donde un grupo comparte sus valores y sentidos sociales. Las conductas alimentarias comienzan a desarrollarse desde edades tempranas y luego influirán en la salud durante la edad adulta.

Según datos de la Primera Encuesta Alimentaria y Nutricional de la Ciudad de Buenos Aires (EAN-CABA 2011), la cena es el momento de comida en el cual se reúnen con mayor frecuencia todos o casi todos los integrantes del hogar, con una duración promedio de 50 minutos. Además, en 2 de cada 5 hogares donde residen niños en edad preescolar y escolar se mira televisión durante las comidas siempre y en 1 de cada 4, nunca. Por su parte, en la mitad de los hogares donde residen adolescentes se mira televisión durante las comidas siempre y solo en el 15% nunca.

 

La importancia de la comensalidad

 

Buen ambiente alimentario: el tipo de ambiente alimentario familiar influencia el desarrollo y refuerzo de los comportamientos alimentarios de los niños. Es necesario un buen ambiente alimentario en la familia para mejorar la calidad de la alimentación de la persona toda la vida.

Contexto familiar: los modelos de alimentación que transmiten los padres están condicionados por tradiciones, disponibilidad de alimentos y por la interacción con los niños. El contexto familiar tiene enorme influencia en las preferencias/rechazos del niño a determinados alimentos. Las conductas de los padres en relación a la alimentación de los niños, es decir, la presión, el elogio, las amenazas, las recompensas y los razonamientos son recibidos, traducidos e interpretados por sus hijos. Esto impactará en las conductas del niño y en su salud física y emocional.

Mirar televisión: esta práctica durante la comida puede dificultar el registro de los sabores y de la sensación de saciedad. Esto lleva a un mayor consumo de alimentos, que se relaciona al incremento del sobrepeso y la obesidad.

Una alimentación de mejor calidad está relacionada a factores como la frecuencia, el lugar, la presencia de los padres.

Una alimentación de menor calidad se relaciona con la participación activa de los niños en las decisiones alimentarias ya que suele implicar la selección de alimentos menos saludables.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ZChess Clock